Blab #6 Una vida mejor: sin preocupaciones ni nerviosismo

By Victor Chertkov | Blab

Blab #6 Una vida mejor sin preocupaciones ni nerviosismo

Vivir sin preocupaciones ni nerviosismo es posible y sencillo. No seas tonto, vive una vida mejor.

Click to Tweet

Vivir sin preocupaciones ni nerviosismo se asocia a veces con una actitud que suelen llamar el pasotismo, paso de todo, me da igual todo. Ponerse nervioso, tener preocupaciones se usan como marcadores socialmente reconocibles: es una persona “responsable”, se preocupa…

No, es una persona sentimentalmente inmadura. Resulta que la inmensa mayoría de la población es así. Vivimos y mantenemos con nuestras acciones una sociedad enferma. Perpetuamos la patología.

Sin embargo las preocupaciones se eliminan con rapidez y sencillez si las sustituimos por ocupaciones. En lugar de preocuparnos deberíamos de ocuparnos.

Preocuparse es una muestra de la irresponsabilidad y ocuparse es su contrario, la responsabilidad. Cuando me preocupo abandono la acción directa y me atasco vagando en cavilaciones enfermizas sobre lo que puede pasar alimentando la incertidumbre, escarvando en pensamientos que no ofrecen ni novedad ni solución alguna.

En el momento de ocuparme paso a la acción directa, me hago responsable de lo que vivo, asumo el riesgo, tomo decisiones, aumento la certidumbre. Eso permite pasar a una vida sin preocupaciones ni nerviosismo. Sobre el nerviosismo hablaré ahora.

El nerviosismo, “los nervios” como un estado, son una quimera, algo fantasioso, no existen.

Para vivir sin preocupaciones ni nerviosismo hemos de eliminar ese segundo elemento: el nerviosismo. El nerviosismo, “los nervios” como un estado, son una quimera, algo fantasioso, no existen.

Son fruto de la imaginación enfermiza de los divulgadores del “saber” científico. Forma parte del fastfood psicológico del que hablaré en un post aparte. La quimera de “los nervios”, del nerviosismo, es tan extendida y tan ampliamente usada que prácticamente todo el mundo TIENE FE de que esto existe y es real.

¿Qué tienen que ver los nervios con el “nerviosismo”? NADA. No tienen nada que ver en absoluto. Entonces ¿qué ocurre cuando yo me pongo “nervioso”?

Por qué me pongo “nervioso”, lo “veo” con claridad, además veo como se pone “nerviosa” mucha gente que yo conozco, además desde muy pequeños… Además “todo” el mundo lo dice…

Pues eso de los “nervios”, como causante del estado de “nerviosismo”, es un invento de la modernidad y es un fenómeno occidental. El resto de la humanidad, o sea la mayoría (Occidente representa una pequeña parte de la población del globo terráqueo, pequeña pero muy puñetera y avasalladora), vive ajena a esta estupidez.

Lo curioso es que los nervios están presentes, actúan, en cualquier acción que hacemos mientras la vida se mantiene en nuestro cuerpo. Cuando la vida se va, cuando la “perdemos”, los nervios siguen en su sitio pero ya no sirven para nada como no sirve para nada todo el cuerpo físico, porque “está muerto”.

Lo que la gente suele llamar “nerviosismo” es un estado de agitación. Casi siempre es un estado inducido, aprendemos a reaccionar así porque nuestro entorno reacciona así.

Pongo el ejemplo de una niña de 7 años que dice que está nerviosa por que mañana tiene un examen o tiene que presentar un trabajo en el colegio. ¿De dónde esa criatura sabe algo sobre “estar nerviosa”?

Ni siquiera sabe ni entiende que son y dónde están los nervios. Es un ejemplo muy gráfico que ilustra cómo auténticas gilipolleces pasan a formar parte de nuestra consciencia.

Vale, cuando se produce esta agitación ¿qué es lo que está agitado? Muy buena pregunta. Los nervios no están agitados, en absoluto.

Si hablamos del cuerpo físico la agitación se manifiesta en los músculos o en algunos órganos internos (estómago, intestinos, etc. en cada persona es muy individual). Perfecto, y ¿cómo llega la agitación a los músculos y los órganos internos?

Aquí llegamos a una bifurcación de cosmovisión: si nos apoyamos en la “ciencia” (esta en ningún momento afirma que los “nervios” se deben a los nervios) hablamos de los nervios, y si nos apoyamos en otras visiones de la composición del ser humano (en filosofía de samkhya-yoga, por ejemplo, o las visiones tántricas), la agitación es generada en otros cuerpos que no es el físico.

Insisto todo depende del enfoque que apliquemos. Lo curioso es que ninguno de los enfoques puede aportar pruebas definitivas de lo que ofrece como una explicación.

Sin embargo, y según mi comprensión, el enfoque que contempla que el ser humano esta compuesto de varios cuerpos, está mucho más cercano a la realidad.

Aquí no quiero entrar en polémica con los defensores de la visión “científica” por la razón de que éstos profesan una religión cuyos fundamentos desconocen: es decir nunca han leído, ni estudiado los trabajos de los padres de la ciencia moderna y defienden a ultranza lo que ellos han oído o han leído. Insisto no lo han estudiado, tan solo repiten opiniones de otros sin tener elaborada la suya en base a un estudio. Digo todo esto porque las bases de la ciencia moderna son declarativas, se basa en las declaraciones (que no en demostraciones) realizadas en origen.

Cada cual puede leer los trabajos de los padres fundadores, una lectura durilla, aburrida, pero muy reveladora.

Para ilustrar esta situación os dejo la frase de Carl Sagan, un científico, divulgador incasable de la ciencia:

«Vivimos en una sociedad exquisitamente dependiente de la ciencia y la tecnología, en la que casi nadie sabe nada de ciencia o tecnología»

Carl Sagan (1934-1996) astrofísico

Volviendo a nuestro tema, para vivir una vida mejor sin preocupaciones ni nerviosismo hay que ocuparse de lo que nos toca hacer/vivir y aprender a calmar la agitación cada vez que la detectamos. La práctica de hatha yoga y de relajación pueden ayudar a calmar esta agitación con bastante facilidad.

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR