Compromiso – 6 pasos para cumplir con tus compromisos con total seguridad

By Victor Chertkov | Conceptos

el compromiso en almayogavida.com

Para cumplir con cualquier #compromiso hace falta comprender qué es eso

Click to Tweet

Te saludo, querido lector de almayogavida.com, con mucho compromiso 🙂 !

¿Sabes cómo asumir los compromisos? Espero que sí. Pero ¿quién te enseñó cómo asumir los compromisos?

Un momento, no te apresures 🙂

No son unas preguntas fáciles de contestar a pesar de que nos parecen hasta evidentes las respuestas.

Te voy a preguntar de otra manera: ¿qué haces cuando asumes un compromiso?

Intuyo que me vas a decir que empiezas a cumplir lo que prometiste al asumir el compromiso. Más o menos, ¿verdad? Genial!

Ahora quiero que veas cómo nos proponen cumplir con nuestros compromisos. Es muy interesante. Empezamos.

Cómo nos proponen cumplir con nuestro/s compromiso/s

Buscando en internet no encontré nada interesante sobre el tema (a lo mejor lo busqué mal :)). Pero lo que vi la verdad es que produce una sensación un poco extraña.

Nos dicen:

si quieres cumplir con un compromiso adquirido/asumido – hazlo!

Tan sencillo y genial como decirle a una persona: ¿quieres hacer un salto mortal hacia atrás?

¡Hazlo!

No cabe duda que a un porcentaje reducido de personas que no lo hayan hecho nunca este salto les saldrá a la primera. Los demás morirán en el intento o se quedarán lesionados.

Lo mismo pasa con los compromisos que adquirimos: tan sólo nos dicen hazlo y ya está.

Te casas y adquieres el compromiso de matrimonio, pues bien, sé buen marido (buena esposa), responsable, cuidadoso, cariñoso, trabajador, fiel, atento, sensato, etc.

Pero nadie te explica cómo hay que hacerlo. Ni tus padres, ni tus profesores en el colegio, ni los profesores de tu universidad.

Pregunté a más de un centenar de personas (mis alumnos en las clases de yoga) sobre qué hacen ellos cuando se comprometen con algo.

¿Sabéis cuáles fueron las respuestas más frecuentes?

Me dijeron esto (unificando las respuestas parecidas):

  • lo hago y ya está
  • me obligo a hacer lo que prometí
  • no paro hasta que consiga cumplir con mi compromiso
  • lo hago por que si no, no sabré cómo mirar a los ojos de personas a las que les prometí cumplir con mi compromiso
  • me esfuerzo mucho para no fallar
  • es cuestión de mi imagen y no puedo fracasar en esto, me sentiré muy mal
  • cumplo con lo que prometo

Sin embargo unos pocos me dijeron (y gracias por su sinceridad) que

  • procuran no prometerle nada a nadie (por lo menos en lo importante),
  • si prometen algo avisan de que es posible que no lo cumplan,
  • huyen de cualquier compromiso

¿Qué es lo que vemos con estos resultados? Vemos una cosa muy llamativa, que llama nuestra atención:

Un compromiso es cuando prometes y tienes que cumplir. Punto.

Pero ¿cómo lo hago?

De la mejor manera posible y cuanto antes o justo en la fecha que indicaste.

En otras palabras entendemos un compromiso como una declaración sin más.

Es como declarar: dentro de cinco años seré millonario.

¿Sabes qué necesitas en primer lugar para ser un millonario?

No necesitas la fortuna ni la suerte ni capital inicial, no.

Necesitas tener (o crear y cultivar si no las tienes) unas cualidades concretas:

  • perseverancia,
  • estabilidad mental,
  • creatividad,
  • valentía,
  • aguante físico y psíquico, por citar algunas y
  • tomar una firme decisión.

También puedes declarar: me caso y me comprometo crear un matrimonio feliz.

¿Sabes qué necesitas para tener un matrimonio feliz?

Cierto, amigo! Tener (o crear y cultivar si no las tienes) unas cualidades concretas:

  • saber amar,
  • perseverancia,
  • paciencia,
  • darse cuenta,
  • conocerse a si mismo,
  • aceptarse y aceptar a los demás,
  • querer a si mismo por citar algunas y
  • tomar una firme decisión.

Y en ambos casos falta una cosa más que vamos adquiriendo con experiencias, dolor, rupturas, fracasos y ruinas.

De esto hablaré un poco más adelante.

Pero primero quiero que veamos el significado original de la palabra compromiso y del verbo comprometerse.

Qué significa el compromiso

En un post anterior hablé de nuestra manera un tanto arrogante de usar el lenguaje sin interesarnos siquiera por el significado original de las palabras.

Bueno, vamos a ver qué es el compromiso yendo al origen, al latín.

Compromiso viene del latín mittere = “enviar” y por lo visto está relacionado con la palabra promesa que a su vez se compone de pro- (antes) y missus (participio perfecto de mittere = “enviar”).

Las palabras prometer, compromiso, comprometido, misa, misil y misión tienen la misma génesis.

Entonces ¿qué significa el compromiso?

Compromiso es algo que se hace antes de enviar.

¿Qué es lo que se hace y qué es lo que se envía y hacia dónde se envía?

Unas preguntas muy interesantes. Además, todo esto nos deja muy desconcertados: ¿de qué narices estamos hablando?

Un poco de paciencia, amigo 🙂

Los diccionarios de uso nos dicen que el compromiso es la obligación que se contrae o se asume al realizar una promesa.

Si nos apoyamos otra vez en el latín, obligación se compone de ob- (enfrentamiento u oposición), ligare (atar) mas el sufijo -ción (acción o efecto).

Resulta que la obligación en el sentido literal y original es:

la acción o efecto de atar lo opuesto

¡Caramba!

En efecto cuando te obligan, te fuerzan a hacer algo que de entrada no harías porque no quieres o porque no te gusta.

En otras palabras están atando lo opuesto: el deseo de no hacer con la necesidad de hacer. La obligación no es algo voluntario, de lo contrario no sería una obligación.

Eso no tiene nada que ver con “algo que se hace antes de enviar”. Luego deduzco que al menos en el sentido original, un  compromiso no es lo mismo que obligación.

Por la sencilla razón de que al comprometerme lo hago voluntariamente, tomando una decisión y al estar obligado me fuerzan a hacer algo que en principio no haría.

Sin olvidar de esa extraña acción que hemos de hacer antes de enviar no sé qué a no sé dónde.

Descubrimos esto al desglosar las raíces latinas en el intento de comprender, cuando los diccionarios de uso nos ofrecen una mezcla inmezclable.

Pues, muy bien, hemos aclarado que compromiso no es ninguna obligación y sin embargo no hemos avanzado en descifrar ese acertijo de “algo que se hace antes de enviar”.

A pesar de esto podemos decir que

Compromiso es una decisión, determinación de alcanzar nuestra meta dando unos pasos muy concretos.

No es alcanzar nuestra meta como sea, es hacerlo con inteligencia, siendo conscientes de cómo lo estamos haciendo.

Tenemos que saber qué y cómo vamos a hacer para cumplir con nuestro compromiso. Y esto nos lleva a que un compromiso cualquiera tiene ciertos elementos.

Veremos los elementos que constituyen el compromiso más adelante.

El compromiso – es la manifestación del alma

El compromiso tiene una estructura, consta de algo, tiene partes que lo constituyen. Eso le pasa a cualquier instrumento del alma.

Te quiero recordar que alma es psique en griego y por eso psicología debería ser la ciencia del alma. Desgraciadamente la psicología moderna no tiene alma, no conoce alma, desterró el alma de su saber hace más de un siglo. Así le va, de mal en peor…

Cada vez que el compromiso se lleva a cabo, su estructura interna se revela (se muestra) y podemos verla y analizarla.

Y cada vez que fallamos en nuestros compromisos podemos estar seguros de que alguno/s de los elementos que componen esa estructura están fallando también.

En eso debería consistir la enseñanza formal que no recibimos por las razones que desconozco.

Nos deberían enseñar a

  • describir
  • aprender a reconocer
  • ver esos elementos

que constituyen cada compromiso para poder cumplir con nuestros compromisos.

El compromiso y la moralidad

Es muy frecuente encontrar los intentos de darle un carácter moralista al compromiso.

Un compromiso cualquiera puede estar o no relacionado con la moral. Eso dependerá de las metas que tiene la persona que se compromete con algo o alguien.

Cualquier compromiso no es más que una decisión tomada, unida a una responsabilidad asumida.

Y no es “una obligación contraída” cómo dicen algunos diccionarios. Ya hemos visto que el compromiso y la obligación no tienen nada que ver.

Todos somos personas muy comprometidas, algunos con la ayuda a los demás, otros con el bien para sí mismo. Eso último, sin duda, es un compromiso y a veces muy férreo.

Como dije antes, un compromiso cualquiera no es mas que la manifestación de una cualidad del alma.

Y no siempre las manifestaciones del alma tienen un cariz angelical, elevado y refinado.

No voy a entrar en este tema por ser muy complejo y además me alejará del tema que estoy tratando.

Por lo tanto una persona comprometida es tan solo una persona que tomó una decisión y asumió una responsabilidad. Sin más, ni tampoco menos.

Criminales de grupos de crimen organizado suelen ser muy pero que muy comprometidos con su papel criminal. Su acción es amoral desde el principio hasta el final.

Pero te aseguro que están muy comprometidos con lo que hacen. Por eso estar comprometido con algo no debe contemplarse desde el punto de vista moralista.

Ahora tenemos que ver qué pasos tenemos que dar para cumplir con nuestro compromiso. Vamos a ver en qué consiste un compromiso, qué elementos tiene.

El método

El psicólogo canadiense Terry Orlick propuso un método para alcanzar la excelencia en nuestras acciones, él llamó ese método “La rueda de la excelencia”.

Es una rueda porque forma un círculo en el cual se realizan las acciones que permiten cumplir con el compromiso adquirido.

En otras palabras es ese “algo que se hace antes de enviar”.

El método en griego significa camino, la vía o la manera de llegar al lugar que nos interesa. 

Sobre el método y la teoría hablo hablo en mi post “Más vale un gramo de práctica que toneladas de teoría”.

Entonces, los elementos de la “Rueda de la excelencia” no son otra cosa más que los elementos que constituyen todo compromiso.

Quiero subrayar que estamos hablando de elementos psíquicos.

Los elementos de organización de nuestras acciones es otra historia, también importante pero de carácter secundario.

Podemos estar muy bien organizados, tener una planificación muy detallada y precisa, pero si fallamos en lo psíquico, si fallamos en los elementos que constituyen la estructura de  compromiso, no llegaremos a ninguna parte.

¿Qué elementos constituyen un compromiso?

Además del hecho de tomar una decisión firme de hacer (o no hacer) algo están:

  • la atención dirigida,
  • la confianza,
  • las imágenes positivas,
  • la preparación mental,
  • el control de las distracciones y
  • el aprendizaje constante

estructura-de-compromiso-en-almayogavida-com

Si analizáis cualquier compromiso firme vigente o del pasado, veréis que estarán presentes todos estos elementos. Si fallamos en alguno/s de ellos, el compromiso no se cumple.

Da igual si la declaración que yo llamo un compromiso anuncia que seré millonario dentro de cinco años o si declaro ingenuamente que al casarme “me comprometo” a crear un matrimonio feliz.

Nada valen estas declaraciones si no damos los pasos de describí al principio de este apartado.

No se trata de hacer las cosas como sea ni a cualquier precio, ni tampoco se trata de trabajar duro o no (es un argumento que se esgrime constantemente).

Se trata de hacer algo cuerdo, siendo consciente de lo que se puede o no se puede hacer, de lo que queremos o no queremos hacer, se trata, en definitiva, de hacer las cosas sin traicionar nuestro alma.

Y no importa si hablamos de un examen, un matrimonio, una empresa, una organización cualquiera, una promesa del tipo que sea, la amistad, la vida en pareja o cualquier otro tipo de compromiso, todos los elementos nombrados han de estar presentes para cumplir con esos compromisos.

El primer paso

Hemos visto la estructura del compromiso. Sin cuidar los elementos que la constituyen no podemos llevar el compromiso a su final lógico.

Pero queda una cosa más: el primer paso que deberíamos dar antes de comprometernos con lo que sea es preguntarnos ¿es eso lo que quiero? ¿por qué me embarco en ese compromiso?

Contestar a esas preguntas es fundamental. Sin ese primer paso todo lo demás pueda que sobre.

Os aseguro que muchas veces no somos sinceros a la hora de contestar a esas preguntas y, como consecuencia, nos encontramos en unas situaciones más que embarazosas.

Y nos queda por descubrir qué es lo que se envía y hacia dónde se envía.

Lo único que enviamos son las imágenes positivas de nuestras acciones y de sus resultados.

En latín el compromiso es algo que se hace antes de enviar [las imágenes positivas de nuestras acciones y de sus resultados] y lo que hacemos es

  • mantener la atención dirigida hacia nuestra meta,
  • cultivar la confianza la confianza en nuestras capacidades de alanzar la meta.

Hacia dónde se envía nos indica nuestra meta: hacia el futuro. Todas las metas están en el futuro.

Hemos llegado hasta el final de este viaje-investigación. Ahora puedes analizar tus compromisos para ver si están presentes los elementos que indiqué. Y esto te ayudará a cumplir con tus compromisos con éxito.

Que seas feliz! Hasta el próximo post, amigo. Namasté!

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(6) comments

En qué te apoyas? a couple of years ago

[…] propios, saber usarlos es un arte de magia. Está al alcance de cualquiera. De cualquiera que se compromete con su propio […]

Reply

[…] El tema del compromiso lo analicé en este post. […]

Reply

[…] bien o mal, como sea desarrollamos algo en nosotros para poder alcanzar la meta en cuestión. En este post hablo sobre el compromiso que es un elemento necesario para alcanzar cualquier […]

Reply
Walter last year

Me parece acertado este tópico que me hace reflexionar, puesto que nos comprometemos y no cumplimos en forma general. Pero ahora habrá que discernir a dar pautas para la mejora contínua.
Muchas gracias por el aporte que es valioso para el crecimiento como personas.
Walter

Reply

    Muchas gracias, Walter, por tu amable comentario! Me alegro mucho de que te haya servido este post. Amor y discernimiento en tu camino vital! Un gran abrazo!

    Reply

[…] humano de ser amado, de tener amor, de disfrutar y vivir feliz. Mirar en la misma dirección es asumir y mantener un compromiso, es velar por el crecimiento de nuestr@ […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies