El alma

By Victor Chertkov | Alma

Esta es la #composición del #serHumano

Click to Tweet

Hola, querido lector, de almayogavida.com

El alma y todo lo que sabemos de él no es patrimonio exclusivo de ninguna religión. Se han derramado ríos de tinta sobre el tema del alma.

Añadiré unas gotas a éstos ríos. Mi interés reside en investigar y comprender. Poco a poco voy viendo cada vez más ese tema tan insondable. Aquí hablaré del alma tal como lo entendían los masíki. Esa tradición basa todos sus trabajos e investigaciones sobre el hecho de que el alma existe, que somos el alma en realidad y no los cuerpos físicos aunque usemos esos vehículos densos para el mundo denso.

No dejamos de mencionar el alma tanto en nuestras conversaciones, como en los escritos, poesía, canciones y otras creaciones artísticas. Sin hablar ya de la religión que usa el tema del alma con versatilidad e insistencia para conseguir el control sobre los feligreses. Da la impresión de que el alma no es más que un decir.

En realidad es algo mucho más que un decir. La dificultad está en la posición de partida que tenemos en el tema del alma. Si partimos de la ciencia, el alma no existe y cualquier mención de ella queda rechazada rotundamente.

Si partimos del hecho de que el alma existe (para ello no hace falta ser creyente), las cosas cambian pero las dificultades van en aumento porque nuestra visión del alma sigue siendo extremadamente parcial y fantasiosa. Os propongo una pequeña entrada sobre el tema desde lo poco que conozco de la tradición rusa de los masiki.

El alma según los masiki  es el cuerpo, el envoltorio para el Espíritu. Aquello que le da la vida al ser humano. Parece ser que era una visión compartida por los eslavos, que el ser humano contaba con dos almas: una animal – mantiene la vida en el cuerpo físico – se llamaba Jiva (Жива); otra sensitiva – lo convierte en el ser humano. Algunas de las visiones dentro de esa tradición hablaban de tres almas. Otras tradiciones contemplan la existencia de más de tres cuerpos. Por ejemplo Samkhya – Yoga estipula la existencia de cinco cuerpos.

El alma animal, volviendo a los masiki, se ocupa de mantener la vida en el cuerpo, es la que mantiene las constantes vitales. Sin ella el cuerpo es un montón de materia inerte. En el lenguaje esto está reflejado con los vocablos animado/inanimado. Aquello que es inanimado no posee Jiva, y donde detectamos la vida – está presente el Jiva. Los eslavos compartían la visión de que las plantas poseían su propio alma llamado Jniva (Жнива).

Por ejemplo, hasta la fecha no se entiende cómo un árbol logra subir la savia hasta las alturas de su copa. Los capilares por los que circula la savia, si los reconstruimos como un modelo, no podrían subir el líquido a más de 4 metros de altura.

El árbol más grande del planeta, sequoia, lo sube a la altura de 115 m – todo un rascacielos de más de 30 plantas de altura. Pero además de su sorprendente envergadura los sequoias son unos seres más longevos de la tierra. Bueno, todo eso, parece ser, es cosa de Jniva.

El alma no es una abstracción mental, como lo diríamos ahora, sino un ente material. Puede verse, no con los ojos fisiológicos, claro, e incluso puede tocarse con las manos, en el sentido literal de la expresión.

Todo lo que solemos llamar como funciones superiores psíquicas, en realidad, son instrumentos del alma.

El alma se encarna en el cuerpo y con la muerte del último, lo abandona. El alma es eterno e indestructible. El proceso de encarnación fue descrito artísticamente por Rodrigo Blaas en su corto realmente genial: Alma. Es una visión artística pero describe muy bien el proceso.

El alma se encarna en el cuerpo denso para aprender ciertas lecciones, para perfeccionarse, para “purificarse” en el “fuego” de los mundos densos. Al encarnarse abandona su mundo y estando en el cuerpo físico tiende a regresar siempre al mundo del que vino.

Como dije antes, el alma desarrolla unos instrumentos – mente, intelecto, razón, personalidad, memoria, etc. – que le sirven para desenvolverse en el mundo denso, proteger el cuerpo físico y alcanzar sus metas. Además crea unos cuerpos intermedios que le permiten mantenerse dentro del cuerpo físico, ese vehículo que usa para trasladarse en el mundo de su encarnación.

Sin esos cuerpos adicionales el alma atraviesa el cuerpo físico sin detenerse: las densidades de la materia no son obstáculos para el alma, son más bien fenómenos absolutamente transparentes y permeables para la materia del alma.

De su propia materia el alma cree una especie de envoltura que es la consciencia. La consciencia es el espacio en el que habita el alma, una suerte de interface que le permite ver, percibir el mundo. En ruso ese espacio se llamaba Para (Пара). Para es el mismo vocablo que Par, es decir vapor. Así la tradición de los masiki y otras tradiciones espirituales rusas veían la conciencia: una especie de nube de vapor alrededor del cuerpo físico.

Las imágenes que el alma crea sobre el mundo circundante son impresiones en la superficie del alma que son recortadas y colocadas en el espacio de Para, es decir consciencia. Por lo tanto Para es el espacio donde se guardan las impresiones sobre el mundo.

La misma palabra “impresión” indica el resultado de la acción de imprimir. Pero podemos imprimir sobre algo. Imprimir es dejar huellas. Para nosotros existe solamente aquello que haya dejado previamente unas huellas/impresiones y éstas se almacenaron en la consciencia.

Sobre la consciencia escribiré otra entrada.

Sin duda alguna son múltiples las visiones sobre el alma en distintas tradiciones espirituales. El el post “El alma en la visión de los rishis de la India” comento una de esas visiones.

Todo el mundo siente las manifestaciones del alma, las busca y las añora, pero, sobre todo los urbanícolas con formación reglada, niegan su existencia y se obsesionan en encontrar unas explicaciones inverosímiles pero que a sus ojos son “creíbles”: son cosas del cerebro…

Basta con aceptar la existencia del alma, como poco a poco empezaremos a verlo y a notar sus manifestaciones. Inicialmente no podemos evitar el hecho de creer en la existencia del alma. Pero mas tarde nuestra propia experiencia nos lo irá corroborando.

Para finalizar un poco de tanguito maravilloso, un vals: el gran Osvaldo Pugliese “Desde el alma”

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

There are some problems with the configuration of the opt-in shortcode

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(27) comments

[…] envolturas, la tradición rusa de los masíki ve al ser humano compuesto por el espíritu (дух), alma (душа) y los cuerpos sucesivos como instrumentos del alma. Y eso debe ser algo muy común para […]

Reply

[…] es uno de los trabajos muy importantes en el camino interior. Aquí vemos cómo se manifiesta el alma. Todos éramos eso – el alma puro – en nuestra tierna infancia, pero más tarde tuvimos […]

Reply

[…] de vivir en una casa viva, que respira, que puedes sentir. Ciertamente son las construcciones con alma y hechas desde el […]

Reply

[…] contaban los masíki, es la razón de por qué el alma se encarna en el cuerpo físico: salir del mundo del alma donde no hay nada más que la dicha pura pero tampoco se puede crear nada, para zambullirse en un […]

Reply

[…]   En una entrada anterior hablé de la desidentificación con nuestro cuerpo nos proporciona cierta libertad y, a la larga, mayor visión de lo que somos en realidad: un alma. […]

Reply

[…] bien, la mente, en tanto que es un instrumento de alma, nos ayuda a crear las condiciones necesarias para que la relajación se […]

Reply

[…] que quiero decir es que han hecho un bonito montaje para mover los hilos del alma: secuencias impactantes, naturaleza, movimiento, chicas guapas, hombres recios, baile, color, […]

Reply

[…] Por eso los ratos libres que podemos dedicar a recuperarnos son absolutamente necesarios por no decir vitales. Son necesarios y vitales para nuestro cuerpo y también para nuestro alma. […]

Reply

[…] cuando detectamos que el orden deseado está alterado y eliminado. ¿Qué se despierta dentro de mi alma? ¿Rabia, angustia, miedo, asco, irritación, enfado, enojo, etc.? Si reflexionamos un poco sobre […]

Reply
Te he mentido en mi amor a couple of years ago

[…] de poder tener muchas similitudes con otras. Y cada experiencia amorosa nos conecta con la vida del alma en su máxima apertura. Es cuando el alma se manifiesta con potencia, se hace mucho más visible. […]

Reply

[…] Y desde ésta perspectiva, conectamos con aquello que se llama la responsabilidad de nuestra propia vida. Lo que en la tradición espiritual rusa de los Masíki se llama “ser el dueño de sí mismo, dueño de su propia tierra”. No se referían al terreno agrícola o urbano en propiedad, se referían al espacio personal, el espacio donde habita el alma. […]

Reply
La vida es amor a couple of years ago

[…] pero de alguna manera misteriosa permanece intacto. Hablando de los seres humanos nos referimos al alma, al menos así lo veíamos hasta hace poco, antes de que la ciencia se haya convertido en una pseudo […]

Reply
Despierta tu alma ya a couple of years ago

[…] vemos Benedetti habla de la vida del alma. El alma se alimenta con los sueños, al menos de algunos… Tiene alas y son de […]

Reply
La serenidad - Alma Yoga Vida a couple of years ago

[…] vemos en este montaje, podemos tener nuestra mente serena. La mente serena. Pero también el alma. El alma sereno. Pero también el espíritu sereno. Al menos el lenguaje lo soporta. Podemos […]

Reply
Descubrir la sombra a couple of years ago

[…] hablamos del alma y sobre todo lo observamos, veremos múltiples manifestaciones del alma, veremos sus sombras o su […]

Reply

[…] de ver si tienes esa valentía de amar, trata de ver como vives el amor. Mira dentro de tu alma… no escuches a nadie cuando te hablan sobre el amor, tampoco a mí, trata de vivir el amor en […]

Reply

[…] funcionamiento psíquico del ser humano. Funcionamiento psíquico quiere decir funcionamiento del alma. Son cosas del alma y para el […]

Reply

[…] Hatha Yoga no es una práctica para perpetuar el cuerpecito. El que camina no es el cuerpo, es el Alma. Y el Alma, en un momento dado, puede tomar la decisión de sacrificar el […]

Reply

[…] fanatismos, sin imponernos plazos o límites, siendo sinceros y haciendo las cosas desde el alma y el […]

Reply

[…] Más bien es el arte de crear las condiciones óptimas para que la relajación surja. Como un jardinero que crea y mantiene un jardín, haciendo posible que la Naturaleza se manifieste, así nosotros hemos de perfeccionar ese arte de cultivar nuestro jardín interior, permitiéndole a la Naturaleza manifestarse y a través de ella ver las sombras de aquello que somos en realidad. Las sombras de nuestro alma. […]

Reply

[…] de crear actitud constructiva la primera parte nos puede ayudar a mejorarnos a nosotros mismos como almas en primer lugar y luego como […]

Reply
Andrea last year

Me gusta mucho la curiosidad y profundidad reflejada en este artículo

Reply

    Gracias, Andrea, por tu amable comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado este post. Espero que puedas ver las manifestaciones de tu alma.

    La cuestión está en permitirnos verlo, confiar en lo que estamos sintiendo sin buscar aprobación externa como solemos hacer todos en más de una ocasión. Alguien, a ser posible unos científicos, nos tienen que decir: “Cierto, lo que sientes y ves es verdadero”. Esta situación es realmente lamentable. La desconfianza que tenemos de nuestro sentir es tal que acabamos pareciéndonos unos niños inseguros de si mismos que necesitan a cada paso la aprobación de lo que hacen y sienten por los adultos.

    De ahí esa insistencia en hacer tanta investigación “científica” sobre los beneficios de meditación o hatha yoga, por ejemplo. Cualquiera que haya practicado estas disciplinas sabe y conoce sus efectos. Más allá de esto son las ganas de rizar el rizo y tratar de hacerse importante. Nada más. Todo para obtener datos “objetivos”, lease verídicos. Es algo cómico, risible, pero nos hemos acostumbrado a verlo como una verdad poco menos que absoluta. No es ninguna verdad.

    Aquello que es declarado como subjetivo, lease dudoso, en realidad es lo único que podemos tener y a lo que podemos aspirar. Subjetivo es lo propio del sujeto, es decir del ser humano. Y lo objetivo es propio de los objetos, es decir que no es el ser humano. Por eso cuando los científicos hacen mediciones de algo, los aparatos les muestran datos objetivos, cierto, pero los científicos, siendo sujetos, los interpretan y en este mismo momento se convierten en algo subjetivo. Es decir todo lo que dicen los científicos es subjetivo. Todo. No puede ser de otra manera.

    Por eso la subjetividad de lo que sentimos es el único criterio válido para nosotros, es la única verdad posible para nosotros. Nadie nos puede decir que lo que sentimos no es de fiar. Es de fiar. Es más, recomiendo fiarnos de nuestros sentires. Nos dan muchas pistas para comprender. Y detrás de estas pistas está el alma.

    Te deseo que tu alma se manifieste libremente y que vivas desde el alma, con amor. Un gran abrazo!

    Reply

[…] La vida es una incógnita. Y la que actúa es la vida, por lo visto. La vida está relacionada con el alma y esta última es la que hace que el cuerpo segregue sustancias, reaccione, se desplace, etc. […]

Reply

[…] de una manera u otra las cosas hechas con amor tienden a despertar cierta respuesta en nuestro alma. También es necesario estar en la onda, estar sintonizado con el amor. De lo contrario […]

Reply

[…] etc. son meros instrumentos psíquicos al servicio del que los crea y usa. Su creador y usuario es este. Es como afirmar que un martillo es el peor enemigo de carpintero. Suena un tanto pervertido. Un […]

Reply

[…] consciencia es cosa del alma. No tiene nada que ver con el cerebro. Si no me equivoco, uno de los psicólogos más reconocidos […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies