La falacia del equilibrio – parte 1

By Victor Chertkov | Conceptos

la-falacia-del-equilibrio-en-almayogavida-com

El #equilibrio no es propio de la vida. Olvídate del equilibrio.

Click to Tweet

Hola querido lector de almayogavida.com! Con este post empiezo una serie de notas, de reflexiones dedicadas al tema del equilibrio, mejor dicho a la falacia del equilibrio.

NOTA IMPORTANTE
No sigas leyendo si tu deseo es seguir viviendo como antes. Es posible que este post te lleve a unos cambios que harán de ti otra persona, diferente a la que eres ahora. No tendrás la opción de volver atrás. Te advertí. 🙂

¿Sabes cómo equilibrar tu vida? ¿Sabes cómo alcanzar el equilibrio emocional (sentimental) o mental? El equilibrio es una falacia y una quimera. Por qué es así lo explico en este post.

La mala noticia es que aunque te parezca que tienes recetas o técnicas que, según tu creencia, te permiten crear o alcanzar equilibrio emocional (sentimental) o mental, equilibrar tu vida, etc. estas no funcionan ni sirven de nada.

No sirven de nada estas recetas porque se te escapa un hecho muy importante: el equilibrio no va con la vida, no es propio de aquello que tiene vida.

Tampoco lo saben (o lo saben y ocultan?) los que te invitan a equilibrar lo que sea dentro de ti o te venden las maneras de “equilibrar” tu vida, tus emociones, tu mente.

La falacia del equilibrio – qué es el equilibrio

Creo que es conveniente comprender qué es el equilibrio para poder continuar con el tema. Cuando hablamos sobre equilibrio nos parece que es algo evidente, lo tenemos tan incrustado en nuestro lenguaje que da la impresión de que sabemos a ciencia cierta de qué se trata.

Vamos a ver, brevemente, qué dicen los diccionarios de la lengua (estos recogen los significados de las palabras que usamos) sobre el equilibrio.

DRAE no dice lo siguiente:

equilibrio

Del lat. aequilibrium.

1. m. Estado de un cuerpo cuando fuerzas encontradas que obran en él se compensan destruyéndose mutuamente.

2. m. Situación de un cuerpo que, a pesar de tener poca base de sustentación, se mantiene sin caerse.

3. m. Peso que es igual a otro y lo contrarresta.

4. m. Contrapeso, contrarresto o armonía entre cosas diversas.

5. m. Ecuanimidad, mesura y sensatez en los actos y juicios.

6. m. Fís. Estado en el que se encuentra una partícula si la suma de todas las fuerzas que actúan sobre ella es cero.

7. m. Fís. Estado en el que se encuentra un sólido rígido si las sumas de todas las fuerzas que actúan sobre él y de todos los momentos de las fuerzas que intervienen son cero.

8. m. pl. Actos de contemporización, prudencia o astucia, encaminados a sostener una situación, actitud, opinión, etc., insegura o dificultosa.

Aparentemente todo claro, no? Seguimos.

Veamos lo que nos dice la Wikipedia:

No voy a pegar aquí el texto que ofrece la entrada, tan sólo dejo este enlace para que veas (si te interesa) lo que dice sobre el tema: https://es.wikipedia.org/wiki/Equilibrio 

Sin embargo citaré la frase con la que se abre este artículo: “El equilibrio es el delicado balance que está en dos extremos.” Sencillamente “genial”.

Wikipedia es una fuente con frecuencia muy dudosa, no es fiable, con tonterías abundantes, no obstante decidí citarla porque mucha gente se apoya en lo que encuentra en ella.

De la Wikipedia podemos sacar una ensalada ilustrada de cosas bajo el mismo nombre o, mejor dicho, con el mismo pretexto que es el supuesto “equilibrio”. En definitiva es cualquier cosa menos equilibrio.

Pero qué significa la palabra equilibrio?

La etimología de equilibrio, es decir su significado original es:

La palabra equilibrio procede del latín aequilibrium que se descompone en aequus (igual) y libra (balanza).

En otras palabras describe la situación en la que los platos de una balanza se mantienen al mismo nivel y, lo cual es de suma importancia, NO SE MUEVEN. Para ello es necesario colocar exactamente el mismo peso en cada plato.

Es aquí donde se esconde la falacia del equilibrio y se produce una falsa atribución del concepto.

Por eso elegí esta imagen de una balanza estilizada, de piedras, que aunque no sirva de balanza debido a su construcción muy tosca, transmite la esencia: los improvisados platos se mantienen al mismo nivel y no se mueven.

La imagen más correcta es esta:

La falacia del equilibrio balanza en almayogavida.com

La falacia del equilibrio – qué es lo que ocurre?

Cuando hablo del tema, me interesa en primer lugar el ser humano (dejo al margen la física, química y otras ciencias con sus suposiciones y acepciones), las balanzas con sus platos me traen sin cuidado, me dan igual.

No obstante, cada vez que usamos la palabra equilibrio, hemos de recordar que esta describe un objeto que tiene las siguientes características:

  • inanimado (sin vida, sin alma – ánima)
  • que no se mueve (!!!)

Precisamente por el hecho de hablar sobre el ser humano (que tiene vida y alma [ánima], es animado) y se mueve, incluso cuando intenta no hacerlo, no podemos hablar de ningún equilibrio.

El ser humano, y cualquier ser vivo también, debido a su condición de ser vivo se encuentra en permanente des-equilibrio.

La falacia del equilibrio – qué hacer, entonces?

La buena noticia, empecé con una “mala” 🙂 , es que podemos dejar de hacer movimientos estúpidos de parecer a unos muertos tratando de alcanzar el equilibrio de cualquier tipo.

A menos que quieras fingir que eres una balanza, trata de ver qué ocurre cuando hablas del equilibrio.

Procura darte cuenta de hasta qué punto tu lenguaje está contaminado con esta tontería.

El equilibrio es una tontería siempre y cuando hablamos de algo vivo o de algo en lo que está involucrada la vida.

Date cuenta como no encuentras el sustituto a este concepto debido a la costumbre de usarlo de una madera irreflexiva.

En mi humilde opinión hemos de liberarnos de la quimera de equilibrio. Porque es una quimera si aplicamos este concepto al ser humano. Liberarnos y sustituirlo por otro concepto que describe mucho mejor lo que podemos hacer, nos permite comprender mejor lo que ocurre y, por ende, permite economizar esfuerzos para vivir mejor.

La falacia del equilibrio – para qué sirve descubrirla y darnos cuenta de ella?

Sirve para comprender la esencia de algunas acciones, para comprender qué es lo que hay que hacer en lugar de tratar de equilibrarnos.

¿Y si no me da la gana? Es que estoy tan acostumbrado a usar esta palabra que no me apetece cambiar nada y, además, estoy equilibrado y sé como hacerlo… No pasa nada, querido amigo, haz lo que quieras, es tu elección.

Pero si quieres mejorar tu existencia, si quieres conseguir una calidad de vida mejor de la que tienes ahora sabiendo lo que haces y comprendiendo lo que ocurre, espera el siguiente post sobre la falacia del equilibrio.

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(3) comments

Victor last year

Reflexiones muy interesantes. En efecto, el equilibrio implica mantenerse quieto, contenido, y la vida siempre está en movimiento constante hacía adelante, al igual que el tiempo, no podemos detener el tiempo, ni la vida.
No obstante cuando se habla de llevar una vida equilibrada, por ejemplo, entiendo que se refieren a no dejarse llevar por extremos, no a mantenerse inmóvil. Investigando un poco más
encuentro que Aristóteles trabajó esta idea de “término medio” y la llamó “mesótês”.
Una definición que encuentro de esta palabra es:
“Término medio, armónico o virtuoso entre conductas extremas, desmedidas. El ideal de la mesotés o armonía del alma fue doctrina de Platón y Aristóteles.”

Reply
    Victor Chertkov last year

    En efecto, cuando hablamos de “llevar una vida equilibrada, por ejemplo, entiendo que se refieren a no dejarse llevar por extremos, no a mantenerse inmóvil”. Es cierto.

    Escribí este post para aclarar lo que realmente ocurre si tratamos de “equilibrar” algo. Como comentas después, la palabra que se ajusta a la realidad que nos toca vivir es la armonía. Armonizar no es lo mismo que equilibrar a pesar de que con frecuencia se usan como sinónimos.

    Gracias por esa aportación de mesótês que desconocía. Esa doctrina es muy interesante sobre todo si la consideramos sin prisa, sin etiquetarla como visión poco desarrollada, anticuada. Hablan del alma. Y, en mi opinión, es la pieza clave.

    En la parte 2a sobre la falacia del equilibrio hablaré precisamente sobre la armonía.

    La importancia de diferenciar entre el equilibrio y la armonía reside en que nos llevarán a diferentes destinos. Por mucho que hablemos del equilibrio y tratemos de equilibrar algo en nuestra existencia, al final, descubrimos que el desequilibrio es el pan de todos los días.

    No pasa lo mismo con la armonía. Es el caso cuando, hablando en términos médicos, un diagnóstico erróneo nos lleva a un tratamiento erróneo.

    La práctica de yoga, por ejemplo, es un intento permanente de armonizar. La misma práctica de hatha yoga muestra con claridad, si estamos atentos a las sensaciones, el carácter des-equilibrado de nuestro ser y al mismo tiempo nos lleva a una vivencia armonizada, como dicen dentro de la tradición zen, calma en medio de huracán.

    Gracias por tu atenta y reflexiva lectura de mis posts!

    Un gran abrazo!

    Reply

[…] Esta manera de trabajar con la tecnología primitiva permite crear armonía interna, no te aportará ningún equilibrio por que para tenerlo deberías ser un cadáver. Sobre equilibrio aquí. […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies