La personalidad

By Victor Chertkov | Conceptos

personalidades en alamyogavida.com

“Persona” es una máscara que suena con intensidad, que llama atención. ¿Qué pretende ese sonido reforzado?

Click to Tweet

Te saludo, querido lector de almayogavida.com

Un estudio de significado

Dedico éste post al estudio del concepto de personalidad. Es un concepto que se usa ampliamente en la psicología e, incluso, en el ámbito de conversaciones coloquiales cuando usamos la palabra persona.

Aquí hablo de la personalidad compleja, un tema muy interesante también. A fin de cuentas somos algo compuesto, complejo, a veces excesivamente complejo, sin necesidad alguna.

Hago éste estudio tratando de ver cómo está organizado éste concepto en mi consciencia y luego trato de ver qué me pueden aportar los diccionarios. Ese trabajo de destilar los conceptos nos lleva a la comprensión. Empezamos.

Todos sabemos qué es la personalidad

Antes de entrar en el estudio del significado de ese concepto quiero decir que al ser una palabra muy conocida no prestamos atención a su verdadero significado.

Si leemos un artículo en la red sobre temas psicológicos y vemos un documental, ni siquiera nos vamos a detener nuestra mirada en éste término: todo está claro!

Pero para nada es así. Y ahora veremos lo que pasa con éste concepto.

La personalidad – cómo tengo estructurado el concepto

Cuando digo “personalidad” en mi consciencia surgen pocas imágenes en relación a este concepto. En seguida emerge la palabra “persona”, y persona para mi es un ser humano cualquiera. También veo que “personalidad” tiene alguna relación con ciertos rasgos, señas individuales; veo que a cada paso que doy vuelvo a usar la palabra personalidad o las palabras de la misma raíz: personal, persona.

Con esto estoy removiendo la capa de mi consciencia que pertenece a la cultura: todo aquello que leí, oí y entendí en relación al término “personalidad”. En otras palabras poco puedo decir sobre este tema sin empezar a usar definiciones “científicas” extraídas de la memoria.

También me doy cuenta que “personalidad” lleva un sello “oficial”, culto y a nivel coloquial no se utiliza. Más bien es propio de los textos de psicología, política o del ámbito jurídico.

Por eso voy a iniciar una investigación para ver lo que dicen los diccionarios sobre la palabra “personalidad”.

 Kasposo PERSONALIDADQué dicen los diccionarios

El diccionario de María Moliner dice lo siguiente:

Personalidad

1.- Circunstancia de ser determinada persona.

2.- Conjunto de cualidades que distinguen a una persona.

3.- Personalismo. Distinción que alguien hace en el trato a favor o en contra  de cierta persona, entre otras.

4.- Dicho o escrito con que se alude particularmente a determinada o determinadas personas.

5.- (derecho) Personalidad jurídica.

6.- (tribunales) Calidad o representación con que alguien interviene en un asunto.

7.- Personaje o persona destacada en determinado campo o actividad.

La primera acepción me remite a la palabra persona. Lo mismo que estoy sintiendo yo. Personalidad = persona. Y la segunda acepción nos indica que “personalidad” es un “conjunto de cualidades que distinguen a una persona”.

Las demás acepciones no interesan por no tener relación directa con el asunto que estudio. De aquí saco que la personalidad es igual que una persona y ésta (persona) tiene cualidades que la distinguen. Voy a ver lo que significa cualidad.

No me quedo con lo evidente

Conozco la palabra sin duda alguna y esa es una trampa: al conocerla no me detengo a contemplarla, simplemente me deslizo por las líneas creando una ilusión de comprender lo que estoy leyendo.

Ahora no me dejaré llevar por lo evidente. ¿Qué es cualidad?

cualidad.

(Del lat. qualĭtas, -ātis).

1. f. Cada uno de los caracteres, naturales o adquiridos, que distinguen a las personas, a los seres vivos en general o a las cosas.

2. f. Manera de ser de alguien o algo.

De ésta definición extraigo que al ser una personalidad un “conjunto de cualidades que distinguen a una persona” y una cualidad a su vez (en la 2ª acepción) es “manera de ser de alguien o algo”, entiendo que “personalidad” es un conjunto de maneras de ser de alguien o un conjunto de caracteres naturales o adquiridos, que distinguen a las personas, a los seres vivos en general o las dos cosas juntas.

Así descubro que a pesar de conocer la palabra “cualidad” no la tenía tan estructurada como me lo ofrece el diccionario. Y por eso no me detengo y sigo adentrándome en la jungla de las definiciones. Ahora quiero ver que dicen sobre el “carácter”.

Matrioshka con caracter¿Qué es el “carácter”?

Lo curioso es que si seguimos indagando y miramos lo que significa el “carácter” (ya que aparece aquí) descubrimos que:

carácter.

(Del lat. character).

1. m. Señal o marca que se imprime, pinta o esculpe en algo.

2. m. Signo de escritura o de imprenta. U. m. en pl.

3. m. Estilo o forma de los signos de la escritura o de los tipos de la imprenta. Carácter redondo. Caracteres elzevirianos.

4. m. Señal o figura mágica.

5. m. Marca o hierro con que los animales de un rebaño se distinguen de los de otro.

6. m. Conjunto de cualidades o circunstancias propias de una cosa, de una persona o de una colectividad, que las distingue, por su modo de ser u obrar, de las demás. El carácter español. El carácter insufrible de Fulano.

7. m. Condición dada a alguien o a algo por la dignidad que sustenta o la función que desempeña. El carácter de juez, de padre. Medidas de carácter transitorio.

8. m. Señal espiritual que queda en una persona como efecto de un conocimiento o experiencia importantes, como, en la religión católica, la dejada por los sacramentos del bautismo, confirmación y orden. Imprimir, imponer carácter.

9. m. Fuerza y elevación de ánimo natural de alguien, firmeza, energía. Un hombre de carácter.

10. m. Modo de decir, o estilo.

Aquí la acepción que nos interesa es la 6ª: “Conjunto de cualidades o circunstancias propias de una cosa, de una persona o de una colectividad, que las distingue, por su modo de ser u obrar, de las demás. El carácter español. El carácter insufrible de Fulano”.

Es donde mi investigación descubre ese “carácter” delirante de los filólogos, autores de los diccionarios. Vamos a ver:

Personalidad es “conjunto de cualidades que distinguen a una persona”.

 Cualidad es “cada uno de los caracteres, naturales o adquiridos, que distinguen a las personas, a los seres vivos en general o a las cosas”.

Y carácter es “conjunto de cualidades o circunstancias propias de una cosa, de una persona o de una colectividad, que las distingue, por su modo de ser u obrar, de las demás”.

Tengo la sensación de algo esquizofrénico. Los filólogos no entienden lo que significa la personalidad, la cualidad y el carácter. Según esta exposición las tres palabras significan lo mismo. Si defines 1 como 2 y 2 cómo 1 no has definido nada. Más bien has creado una confusión mostrando tu completa incompetencia en el tema.

 Cada palabra describe algo – un ejemplo

Sin embargo las palabras no se crean por capricho y si tenemos una serie de sinónimos, cada uno de ellos describe una faceta de lo mismo. Por ejemplo:

caliente (Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe)

  • caluroso, caldeado, ardiente, cálido, abrasador, candente, canicular, calinoso, sofocante, tórrido, tropical, estuoso, ígneo, rojo

◦        Antónimos: frío, gélido, helado, refrigerado

  • fogoso, acalorado, exaltado, excitado, reñido, vivo, salido

En este caso esta claro que cada una de las palabras que forma parte de la familia sinonímica de “caliente” describen algo muy particular pero relacionado con el caliente. Lo vemos enseguida.

¿Por qué no ocurre lo mismo con personalidad, cualidad y carácter?  Porque acabamos de detectar un caso claro de vulgarismo científico. Los filólogos no buscan la verdad detrás de las palabras, sino mecánicamente crean definiciones muy vagas, juegan a ser científicos.

Máscara de teatroVolvemos a lo nuestro – persona ¿qué es?

Continúo investigando y ahora quiero ver lo que dicen los diccionarios sobre “persona”. Al principio de esta investigación encontré en mi consciencia que  personalidad es lo mismo que persona. ¿Qué significa persona?

Persona

(Del latín “persona”, máscara de actor, comp. con el prefijo de intensificación “per-“ y la raíz de “sonare”; V. “SONAR”.)

1.- Individuo de la especie hombre. Se emplea para designar a alguien, hombre o mujer, indeterminado o cuyo nombre no se sabe o se omite: “Sólo dos personas saben esto”.

2.- Cada uno de los componentes de la santísima Trinidad, o sea, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

3.- Accidente gramatical por el cual el pronombre y el verbo pueden variar para referirse a la persona que habla, a aquella a quien se habla o a la persona o cosa de que se habla: “Primera, segunda y tercera persona”.

4.- Personaje.

Aquí veo que el significado original de la palabra es el de una máscara de actor. Y eso es muy importante, en mi uso diario de esta palabra no utilizo ese significado original.

Cuando digo “persona” o “personalidad” no me refiero a ninguna máscara, aquello que oculta lo verdadero, sino que quiero decir “cierto ser humano”. Este ser humano es diferente en mi consciencia de otros seres humanos

¿Cómo lo diferencio? Me fijo en algo que lo hace diferente de los demás. ¿Y qué lo hace diferente? Algo relacionado con su naturaleza humana, como lo refleja la expresión de  “tener una personalidad fuerte”.

¿Qué significa esta expresión para mi? Que el ser humano (estoy tentado a decir persona) en cuestión se muestra ante los demás con alguna expresión (de cualquier tipo) que hace que los demás se fijen en él.

Luego se trata de su comportamiento antes que de su aspecto. Es decir “tener una personalidad fuerte” significa comportarse “impresionando” a los demás, atrapando su atención con las acciones. Y por lo tanto no me refiero a algo de origen puramente físico, a su cuerpo físico.

En la tradición de los masíki dirían que nos fijamos en la “sombra” de su alma o de espíritu. Eso es lo que hace diferente a una persona de la otra. Y no los cuerpos con sus atavíos.

Si vestimos de una manera diferente a 20 cadáveres, lo que nos llamará la atención será que son 20 muñecos sin vida muy muy parecidos a seres humanos, ¡pero no son seres humanos!

Esa es la diferencia principal: estamos vivos y ese es el sello de nuestra identidad. Los cadáveres desnudos o vestidos llamarán nuestra atención por algo muy importante – les falta personalidad. ¡Y ésta no está en el cuerpo!

Desmenuzando el concepto

Volviendo al tema, vemos que ese mismo diccionario nos habla de que la palabra persona es una palabra compuesta de un prefijo de intensificación “per-“ y la raíz “sonare” – sonar.

Es decir “persona” es una máscara que suena con intensidad, que llama atención. ¿Qué pretende ese sonido reforzado?

Probablemente desviar la atención de lo verdadero (lo que está detrás de la máscara) hacia lo que se quiere mostrarse – la máscara. La máscara no es necesariamente falsa pero siempre es diferente de aquello que oculta.

Y aquí creo que llegamos a lo importante – ¿qué o quién se oculta detrás de la máscara? De momento voy a dejar al desconocido que se oculta detrás de la máscara y seguiré explorando esa palabra.

Así pues, acabo de descubrir el sentido original de la palabra “persona” – es una máscara que oculta algo, y no sólo oculta sino que suena con intensidad y creo que esa intensidad es necesaria para desviar la atención de aquello que se oculta detrás de la máscara.

Pero además del significado original el diccionario me dice que “persona” es “individuo de la especie hombre. Se emplea para designar a alguien, hombre o mujer, indeterminado o cuyo nombre no se sabe o se omite: “Sólo dos personas saben esto”.

Esa es la primera acepción y por lo tanto la más importante. Esto coincide con lo que tengo yo en mi consciencia: persona – un hombre cualquiera, un comodín para hablar de alguien sin decir su nombre, bien porque no se conoce bien porque no es importante o no es necesario decir este nombre.

Luego el diccionario nos propone dos acepciones “técnicas”: la religiosa, relacionada con la Santísima Trinidad y eso no lo sabía – me sorprende que usan palabra que originalmente significa la máscara de un actor.

¿Son máscaras las personalidades de la Santísima Trinidad? ¿Qué ocultan esas máscaras? ¿Para qué lo ocultan? Deja mucho que pensar este tema… Y la otra acepción “técnica” es la gramatical la cual no interesa para este estudio. Por lo menos a mí no me interesa.

La última acepción sin embargo nos dice que “persona” es – un personaje. Después de ver todo lo anterior lo de personaje no lo entiendo. ¿Qué quiere decir personaje?

Las palabras no surgen por capricho, surgen para designar algo, marcar algo. Esa es su función principal. Y si existe persona y personaje, debe de existir alguna diferencia entre ellos – de momento no la veo.

Con esto acabo de ver una explicación lingüística de la palabra “persona”. Y esa explicación no me satisface ni tampoco añade muchas novedades a lo que ya sabía de antes.

Creo que estamos buscando algo psicológico en este tema. Y lo psicológico, si usamos el significado original del término psicología – la ciencia sobre el alma -, nos debería acercar a lo que se oculta detrás de la máscara y aclarar la razón de ocultarlo.

 Los sinónimos de la “persona” – ¡qué pobre!

Por cierto, los sinónimos de persona sol los siguientes:

  • ser, individuo, sujeto, semejante, hombre, mujer

Un poco pobre para un fenómeno tan importante. Y eso es lo que sorprende. Voy a ver lo que dice el diccionario etimológico de un amante de la lengua española.

Etimología – buscando la raíz, el orígen

Es un diccionario digital hecho por unos diletantes en el sentido original de la palabra – del latín delectare – obtener el placer. La opinión del autor y de sus colaboradores voluntarios es interesante precisamente porque no están interesados a “hacer la ciencia” y defender su sitio en el mundillo de la ciencia y por lo tanto comer de ello.

Tan sólo buscan la verdad y eso es lo que debería hacer la ciencia. Bueno veremos lo que nos dicen:

 PERSONALIDAD

La palabra personalidad viene del latín persona = “persona”. Ver: persona.

Aquí volvemos a lo mismo personalidad = persona.

Máscaras teatralesPERSONA

“La palabra persona viene del latín persona, o sea mascara usada por un personaje teatral. El latín lo tomó del etrusco, phersu y este del griego προσωπον (prospora = máscara).

 “Máscara” en griego está formada de προς (pros = delante) y ωπος (opos = cara), o sea “delante de la cara”. De esa misma palabra viene “prosopopeya”, figura estilística consistente en retratar un personaje describiendo sus facciones y por extensión el resto de la persona”.

De momento nada nuevo, pero muy interesante. Seguimos:

“En el teatro en Grecia no había, claro está, micrófonos y la voz no era lo suficientemente potente como para llegar a todos los espectadores. Entonces se usaban máscaras, cada una de ellas expresaba un sentimiento mediante una mueca, tristeza, alegría…

Estas máscaras se llamaban “per sona”, para sonar. Podemos seguir tirando del hilo y analizar “personalidad”, palabra, muchas veces mal entendida. La personalidad podría ser nuestra máscara, algo que utilizamos para hacernos oír.

Seguro que esas máscaras griegas no reflejaban en su totalidad la esencia de la obra. ¿Por qué en vez de pulir nuestras máscaras no nos acercamos más al escenario?”.

Aquí encontramos una opinión la mar de interesante que tiene un matiz psicológico. El autor de esta opinión introduce la palabra “personalidad” y hace una observación muy importante: usamos la máscara para hacernos oír.

Esa observación queda fuera del ámbito de los diccionarios y sin embargo nos acerca a la comprensión real del término “persona/personalidad”. Seguimos.

“Sabia e ingeniosa explicación da Gabio Baso, en su tratado Del Origen de los Vocablos, de la palabra “persona”, máscara. Cree que este vocablo toma origen del verbo personare (resonar).

He aquí cómo explica su opinión: “no teniendo la máscara que cubre por completo el rostro más que una abertura en el sitio de la boca, la voz, en vez de derramarse en todas direcciones, se estrecha para escapar por una sola salida, y adquiere por ello sonido más penetrante y fuerte. Así, pues, porque la máscara hace la voz humana más sonora y vibrante, se le ha dado el nombre de persona y, por consecuencia, de la forma de esta palabra, es larga la letra o en ella”.

También interesante y tiene múltiples lecturas que requieren un tiempo para reflexionar en ellas. Lo dejo para otro momento.

“Se ha establecido en efecto una relación del vocablo latino persona, con el etrusco phersu, término al que se le atribuye el mismo significado y que puede que esté en el origen de la palabra latina.

Lo que de ningún modo parece estar probado de manera fehaciente, ni asumido por todos (aunque así figure en muchos lados) es que ese término etrusco tenga relación directa, o sea un préstamo del griego πρὀσωπον (=prósopon).

Así las cosas, no es que Gabio Baso relacione persona con el verbo personare, es que los romanos ya establecían esa relación léxica y etimológica, aunque bien pudo, a la inversa, y es más lógico pensarlo, derivarse el verbo del sustantivo.

El verbo significa sonar o hacer sonar “a través de” (per), y también hacer retumbar por completo o amplificar una voz o sonido, cosa que en efecto se lograba porque la máscara teatral griega o romana además de caracterizar, estaba provista de ese abocinamiento bucal por el que el actor proyectaba la voz, mecanismo más perfeccionado entre los romanos.

Hasta aquí todo bien aunque no muy convincente eso de amplificar la fuerza de la voz. Será porque las veces que usé algunas de las máscaras modernas, mas que amplificar ensordecían la voz.

Lo curioso es que ha llegado a confundirse entre nosotros la palabra “persona” con “ser humano”, y la “personalidad” con los rasgos propios y originales de un ser humano. Realmente no es así estrictamente y en origen, pues aparte de su sentido originario como máscara teatral, la palabra persona se especializa como término del lenguaje jurídico.

La palabra persona era la máscara que como tal caracerizaba a un personaje con un papel concreto dentro de una obra teatral, por eso pasa también a significar “personaje”. Y jurídicamente designa al ser humano, sólo en una faceta: como sujeto de derechos y obligaciones reglamentadas dentro de una sociedad o comunidad humana reglada, y que por lo tanto tiene un papel reconocido en ella y una función: la personalidad es pues el perfil socio-jurídico concreto de un ser humano, y no su faceta de mera humanidad.

Es por eso que incluso es posible hablar de “persona jurídica” para referirse a un ente o sociedad, u órgano que puede que no sea estrictamente un individuo humano, una persona física. El lenguaje es en origen muy claro y distintivo, son los hablantes los que generan desplazamientos semánticos con él, y algún grupo humano confundió después la humanidad de un ser humano, con lo que exclusivamente era una faceta de su existencia: su estatus jurídico.

Esa aportación es en extremo importante e interesante. Si bien podemos dudar del “carácter (otra vez esa palabra) científico” de esta exposición, lo es en el sentido de la búsqueda de la verdad. Lo último debería ser el objetivo de la ciencia, y no esos ejercicios sesudos pero en extremo confusos que hemos visto antes. Entonces, “persona” no es lo mismo que el “ser humano”; más bien pertenece al ámbito teatral o jurídico. Y la “personalidad” es “el perfil socio-jurídico concreto de un ser humano, y no su faceta de mera humanidad”.

Después de todo resulta que el significado original de la palabra no tiene nada que ver con el ser humano como tal.

Y al final ¿qué?

Tras haber  visto esto ¿qué es personalidad y persona? A partir de ahora puedo decir que empiezo a ver que la “personalidad” y “persona” representan efectivamente esas máscaras, máscaras que ocultan algo.

Y al empezar a verlo así construyo un puente hacia aquello que llamamos comportamiento. Pero ese tema será el objeto de un estudio aparte lo tendré que hacer en otro momento.

Como también el tema de las múltiples subpersonalidades que construimos y usamos.

Hemos visto la capa cultural, reflejada con distorsión por los diccionarios de la lengua, obra de filólogos preocupados por “hacer  la ciencia” y como hemos visto no les importa ser poco precisos e, incluso, crear una confusión con sus definiciones. ¿Cómo ve la “personalidad” y “persona” el pueblo,  el creador de la lengua?

De momento no lo sé, habría que abrir una nueva línea de investigación para profundizar en ello.

Aquí acabo. Resultó un post un poco largo. Pero me parece bastante informativo.

¿Qué opinas, querido lector?

¿Personas, personajes, personalidades? Máscaras fascinantes, el espectáculo de la vida.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(10) comments

[…] la que se ve presionada en éstas circunstancias. Sobre la personalidad escribí en el post  La personalidad (un estudio del concepto) y El héroe de las mil caras (una introducción a las […]

Reply

[…] asociamos a nuestra personalidad y en parte tenemos la razón. Pero solamente en parte porque se trata exactamente de la […]

Reply

[…] temas tan fundamentales para la comprensión del ser humano como la consciencia, mente, emociones, personalidad, sentimientos, etc. que en psicología, por ejemplo, para nada están […]

Reply

[…] el post anterior, La personalidad, hice un análisis del concepto “personalidad”. Un análisis breve, una destilación, […]

Reply

[…] curioso pero en nuestra vida nos pasa exactamente lo mismo. Trabajando las subpersonalidades aprendemos a desenmascarar las evidencias: detrás de un comportamiento “exigente”, “duro”, […]

Reply

[…] nuestra sentada, literalmente, somos otra persona. Es decir, nos ponemos la máscara (persona en latín) de meditador y ¿qué pasa cuando acabamos nuestra […]

Reply

[…] envidiable introduce el Ego en sus discursos produciendo la impresión de una persona culta y sobre todo entendida en los temas de […]

Reply

[…] Si tratamos de crear actitud constructiva la primera parte nos puede ayudar a mejorarnos a nosotros mismos como almas en primer lugar y luego como personas. […]

Reply

[…] carácter ni tampoco el mejor. [Por cierto ¿qué tiene que ver esto con el carácter? Búscalo en este post.] Menos cosas de cartón-piedra y mas vida, por favor. Más que un descubrimiento, eso ya existía […]

Reply

[…] “mis emociones/sentimientos”, “mis subpersonalidades“, “mi personalidad“, “mi ego”, hasta “mi espíritu”… En otras palabras existe […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR