La técnica – todo un arte

By Victor Chertkov | Conceptos

Sabías que #técnica y #arte es lo mismo?

Click to Tweet

Hoy, querido lector de almayogavida.com, quiero hablar un poco sobre la técnica. Creo que hay mucha confusión lamentable sobre el tema. Podríamos decir que la técnica la asociamos, entre otras cosas, con la excelencia técnica. Qué es eso trataré de explicar el este post.

El origen del término

Técnica (del lat. technĭcus, y este del gr. τεχνικός, de τέχνη, arte) en griego, entre otras acepciones, significa arte.

Estamos acostumbrados a considerar técnica como una secuencia de pasos o acciones que conduce a cierto resultado. Por ejemplo la técnica de respiración completa en Yoga: movemos el abdomen, las costillas, las clavículas al inspirar y lo mismo al expulsar.

El diccionario de RAE nos dice que también es la habilidad de  ejecutar cualquier cosa o conseguir algo. Decimos a veces que alguien es muy técnico en cierta disciplina deportiva, por ejemplo, teniendo en cuenta precisamente eso de la secuencia de pasos.

Mi experiencia con el aikido

Durante algunos años practicaba el aikido y sobre todo al principio estaba muy ocupado en asimilar las “técnicas”: agarro, coloco los pies, el cuerpo, giro  y voilà – una bonita técnica.

Ya durante los entrenamientos estaba dándome cuenta de que algo fallaba. No había dos cuerpos iguales los compañeros eran altos, medianos, bajos, más corpulentos, menos corpulentos, más flexibles, menos flexibles o directamente muy rígidos, ágiles, “torpes”, rápidos, lentos, etc..

Esa diversidad de condiciones físicas hacía muy difícil una aplicación mecánica de una “técnica”, simplemente no funcionaba. Y sin embargo ponía el empeño en ser preciso con la técnica.

Un poquito más tarde leí una frase del fundador del aikido, Morihei Ueshiba, de que no hay técnicas. Y efectivamente, viendo sus videos asombrosos me daba cuenta de que en su caso no había técnicas tal como lo solemos entender. Era un arte, una creación permanente de algo único y eso era realmente espectacular.

Pero sobre tatami no lograba comprender cómo lograr a acceder a ese arte. Me parece, igual me equivoco, que Morihei Uesiba dijo, que al principio las técnicas son necesarias pero más tarde estorban. Ahora lo comprendo, ahora sé que la técnica es una muleta necesaria para aprender a caminar.

Decir adiós a las muletas

Una vez aprendes a caminar, la muleta sobra, no es necesaria, y si te empeñas en seguir usarla, empieza a estorbar. Siempre es una limitación. Pongo otra metáfora que me gusta mucho.

Cuando se construye una casa, por fuera se hacen los andamios. Una vez construida la casa los andamios estorban.

Eso es lo que pasa con la técnica. Ayuda al principio y estorba cuando adquieres cierta maestría. Con la maestría llega ese arte que se sale de las fronteras estrechas de la técnica.

Digamos si uno es un maestro en algo (alcanzó la maestría en algo, convirtió en arte cierta/s habilidad/es) es muy flexible con los medios. Un artista marcial verdadero (no en vano se llama artista!) puede convertir en arma cualquier objeto: un pañuelo, un trozo de papel, un puñado de tierra, un palillo de comer, un libro, un periódico, etc. etc. etc.

Uno que domina el arte de dibujar lo puede hacer con cualquier objeto o sustancia/material que puede dejar huella sobre una superficie cualquiera. Preferirá, tal vez, usar los medios tradicionales, pero tiene ese arte de crear que fácilmente sobrepasa las fronteras de lo usual, de lo de costumbre.

Y eso es precisamente lo que llamamos la excelencia técnica.

Liubkí no tienen técnicas

En el arte marcial ruso de liubkí no hay técnicas. Incluso algunos instructores de liubkí dicen abiertamente que las técnicas es la mayor tontería del mundo. Y en parte estoy muy de acuerdo con ellos. Lo demuestran por ejemplo liberándose jugando de las llaves muy dolorosas que estamos acostumbrados a considerar infalibles.

Eso lo demuestra muy bien Alexander Shevtsóv: aún cuando le sujetan agarrando con fuerza y con llaves muy dolorosas cinco personas, se libera jugando y sin esfuerzo, haciendo que los que le sujetan caigan al suelo como si fueran unos muñecos mal articulados.

Los skomoróji (скоморохи) rusos (y los maíki como representantes más sorprendentes de éste fenómeno), digamos bufones o clowns (ninguna de esas palabras refleja la esencia, pero de momento lo dejo así) de las ferias, hacían un espectáculo de risa: invitaban a cualquier persona del público a bailar con ellos (generalmente hombres) e influyendo en sus apoyos, hacían que se moviera como si estuviera muy borracho: se tambaleaba, se caía, le costaba levantarse del suelo, se tropezaba, etc. Los skomoróji fingían que intentaban ayudarle cuando en realidad le retiraban constantemente sus propios apoyos. Eso causaba unas carcajadas de risa en el público. Al soltar a la persona en cuestión , ésta se retiraba caminando sin problemas ni dificultad alguna.

En mi opinión, lo que hace Alexander Shevtsóv y sus discípulos,  es una demostración gráfica de la limitación evidente que imponen las técnicas. Las muletas son muy útiles cuando proporcionan un apoyo adicional, pero una vez recuperados nuestros propios apoyos, las muletas sobran y empiezan a estorbar.

El olvidado arte

Así, una vez más, llegamos al arte. Y ¿qué es arte? Arte (del lat. ars, artis, y este calco del gr. τέχνη – es decir lo que llamamos técnica!) es “virtud, disposición y habilidad para hacer algo”, según el DRAE. Es la acepción que nos interesa.

Así se unen dos términos que para nosotros, a nivel coloquial, representan algo distinto: la técnica y el arte.

Como hemos visto en realidad es lo mismo.

Y no hay nada más que arte, esa virtud de crear algo nuevo aunque tenga la “misma” apariencia de siempre.

Hablando de las técnicas como un arte, podemos tomar como ejemplos las técnicas antiestrés. Pueden ser muy simples, como en el ejemplo del enlace y al mismo tiempo, al intentar practicarlas, descubrimos que no es su simplicidad lo que nos impide ponerlas en práctica.

Detectamos que no tenemos cultivado ese arte de hacerlo en la vida cotidiana. Eso es lo más curioso: sencillo a no poder más y tan difícil de llevarlo a la práctica.

Si nos trasladamos al terreno del Yoga, a ahora diré una herejía, cualquier posición corporal puede ser un asana, una postura. Podemos crear una infinidad de posturas valiéndonos de nuestra imaginación. Pero todos tenemos esa firme impresión de que los asanas son solamente aquellas posturas “yoguicas” que hacen los “yoguis” y cuyos secretos conocen tan solo los iniciados: los profesores y maestros de Yoga.

Patanjali, el supuesto autor de Yogasutras, define asana como una “posición estable y cómoda”. Eso está escrito en la “Biblia” del Yoga. Luego cualquier posición corporal que sea estable y cómoda es una postura, un asana. El caso es que confundimos el yoga de Patanjali con el Hatha yoga. Ambos mencionan las posturas pero en distinto grado: Patanjali le dedica tan sólo un 1% de su texto a la postura (luego le da una importancia ínfima), los textos de Hatha yoga no paran de hablar de los asanas.

Bueno, volvamos a la técnica y a la excelencia técnica.

Los garrotes de la técnica

Somos víctimas de esa visión técnica de la vida: paso 1, paso 2, paso 3, felicidad. En lugar de ser creadores libres, nos metemos en un agujero muy estrecho de la técnica buscando la felicidad donde no puede haberla. Condenándonos de por vida a la esclavitud de la técnica, así nos va.

Volviendo una vez más al Yoga, y usándolo solo como un ejemplo, todo trabajo postural y respiratorio tiene como objetivo equilibrar flujos del prana, calmar, tranquilizar, aquietar y poder sentarse a meditar. ¿Podemos conseguir todo esto sin posturas y la respiración “técnica”? Sin duda alguna.

Si puedo conseguirlo sin posturas y la respiración “técnica”, las posturas y la respiración sobran, cierran paso a lo que tiene una importancia mucho mayor que todos estos preliminares.

Insisto, para empezar, está muy bien crear unas limitaciones para simplificar la comprensión. Pero una vez alcanzada la comprensión, es necesario emprender la navegación libre.

Pranayama (prácticas respiratorias) es una manera de acceder a control de prana – la fuerza vital. No sé si el prana puede controlarse, dudo mucho. Digamos acceder al manejo de prana. Pero una vez comprendido cómo se logra manejar el prana ¿merece la pena seguir con pranayama? Pranayama sobra cuando uno realmente domina el arte de acceder y usar la fuerza vital.

Los ejemplos de ello son múltiples. Por su amplitud no voy a tratar éste tema ahora.

Pero año tras año nos quedamos atascados en las técnicas, perfeccionando la posición del cuerpo, afanándonos en mover los pulmones, jugando a hacer el circo, cuando a unos pocos centímetros tenemos todo un océano de fuerza ilimitada. Al alcance de nuestra mano.

Y lo más sorprendente de todo esto es que de cuando en cuando, sin hacer nada especial, sin entrenarnos, ni obsesionarnos con las “técnicas” accedemos de golpe a ese océano de la dicha. Luego regresamos a nuestra existencia anodina sin comprender ni el por qué ni el cómo.

No os obsesionéis con las “técnicas”, no olvidéis que el significado original de la técnica es arte, tratad de ser artistas, creadores libres de vuestras vidas.

¿Cómo podemos hacerlo? Habría que investigar, en el arte no hay “técnicas”.

Un sorprendente video de Watanabe sensei. Eso no se hace con las “técnicas” tal como lo entendemos, es puro arte, un fluir, una alegría. Si no conociera personalmente a la gente que trabajan liubkí, diría que es una tomadura de pelo y que todo está amañado. No lo es.

Nos parece imposible precisamente por estar envenenados por la visión “técnica” de la vida y del ser humano. Disfrutad.

There are some problems with the configuration of the opt-in shortcode

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(11) comments

[…] diría que no es tan difícil aprender a usar las técnicas donde más lo necesitamos: en el escenario de nuestro día a […]

Reply

[…] de las técnicas en un post (La técnica – todo un arte) y muchas veces lo que vemos por ahí son unos intentos de transmitir la técnica como un […]

Reply

[…] ¿Puedo liberarme de ésta presión? Claro que sí, es sencillo pero no fácil. No lo confundamos . Hace falta saber cómo hacerlo, para ello hemos de cultivar ese arte que erróneamente llamamos “técnica“. […]

Reply

[…] rotunda idiotez. Y no importa que es lo que se aprende: la técnica de piano o cualquier otro instrumento musical, el baile, las artes marciales o las posturas del […]

Reply

[…] en el aeropuerto del Prat de Llobregat (Barcelona) decidí practicar la técnica llamada Entrenamiento Autógeno. Una técnica desarrollada por médico alemán Johannes Heinrich […]

Reply

[…] embargo no sería una buena idea la de convertir la práctica de técnicas meditativas en una manera de escapar de la […]

Reply

[…] Pero cualquier persona puede aprender esa sencilla y poderosa técnica. […]

Reply

[…] etimología de la palabra técnica nos lleva a la palabra original griega τεχνη – tekné. Y tekné, entre otras acepciones, significa arte, ni más ni […]

Reply
La vida es amor 3 years ago

[…] que creó el aikido, Morihei Ueshiba, al final de su vida declaró que el aikido era el arte de amor. En origen de su […]

Reply

[…] Es un arte, no es la técnica como solemos entender la palabra técnica. Porque en realidad la técnica significa arte. Un poco más sobre la técnica aquí. […]

Reply
Cómo ser sincero a couple of years ago

[…] clásico según Patanjali empieza con observar unas condiciones previas a la práctica de “técnicas” concretas. Todo empieza en lo social y primero hace falta observar la actitud de […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies