Warning: mysql_query() expects parameter 2 to be resource, object given in /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/wordpress-form-manager/db.php on line 27

Warning: mysql_num_rows() expects parameter 1 to be resource, null given in /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/wordpress-form-manager/db.php on line 27

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/wordpress-form-manager/db.php:27) in /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/simple-membership/classes/class.swpm-init-time-tasks.php on line 20

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/wordpress-form-manager/db.php:27) in /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/social-locker/bizpanda/includes/functions.php on line 628

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/wordpress-form-manager/db.php:27) in /home/yogayvid/public_html/wp-content/plugins/social-locker/bizpanda/includes/functions.php on line 633
La vida es amor - Clases particulares de yoga en Zaragoza

La vida es amor

By Victor Chertkov | Amor

La vida es #amor. Ábrete a vivirlo.

Click to Tweet

Hola querido lector de almayogavida.com!

Grabé este vídeo mientras estaba de vacaciones en la costa atlántica de Francia, en las Landas. Míralo y después lee mis reflexiones sobre el tema.

¿Realmente es así? ¿Realmente la vida es amor? No siempre relacionamos la vida con amor. Sobre todo si nos toca vivir alguna experiencia dura, molesta o desagradable.

La vida es amor – una aclaración

Creo que es necesario hacer una pequeña aclaración. Cuando hablo de la vida no me refiero al proceso de vivir, sino a aquello que se manifiesta como vivo en este proceso, a aquello que está detrás de cada ser vivo, a aquello que se va cuando un ser vivo se muere…

«Aquello que se va» tan solo abandona una envoltura pero de alguna manera misteriosa permanece intacto. Hablando de los seres humanos nos referimos al alma, al menos así lo veíamos hasta hace poco, antes de que la ciencia se haya convertido en una pseudo religión.

En este sentido podemos confundir nuestra vida con la Vida. El cómo organizamos nuestra vida depende de muchos factores. Y a menudo la organizamos como una lucha, nos venden esta idea, encontramos «confirmación» y «pruebas» de ello y nos quedamos en esta lucha de nuestra propia creación. Hasta usamos nuestro cuerpo de una manera bastante agresiva.

La teoría de evolución de Darwin, parece ser, postula lo mismo, la cultura occidental competitiva que se basa en esta premisa y en la que está inmersa una menor, pero la más potente, parte de la población del planeta lo apoya y así es como creamos esta visión que, en mi entender, es absolutamente equivocada, distorsionada.

La vida es amor – no ver el bosque detrás de los árboles

En efecto, vivimos en un mundo en el que no cesan las guerras, grandes corporaciones mantienen una política muy agresiva cuando no directamente destructiva. Intentan hacernos creer que es la única vía posible. Y una vez más nos ponen el ejemplo de la naturaleza y concretamente el comportamiento de grandes depredadores.

Nos cuentan la historia de la evolución, una de las más increíbles – nadie la vio, no se observa desde hace millones de años, faltan pruebas, pero erre que erre, la evolución y sus historias – y tratan de convencernos que la vida «salvaje» es una lucha permanente entre los más adaptados y la aniquilación de los menos adaptados…

Es una clara distorsión, es un intento de aislar una parte del conjunto. El conjunto se llama La Vida. El conjunto no es agresivo, no alberga ninguna intención maliciosa… no sé si tiene alguna intención en general…

Así vamos perdiendo la perspectiva… se nos escapa el carácter realmente amoroso del medio que habitamos.

Es relativamente fácil descubrir que el conjunto, La Vida, es amoroso en el fondo, es posible descubrirlo si estamos dispuestos a abrir los ojos y a no aferrarnos a nuestras estrechas preferencias.

Este verano durante tres meses estaba en un estrecho contacto con la naturaleza, con la Vida que se manifiesta a través de lo vivo. Una experiencia formidable la que me hizo ver por enésima vez que no hay nada agresivo, ni peligroso en la Naturaleza.

El único peligro es la idiotez y la estrechez de miras del que se cree ser la cima de la supuesta evolución, el ser humano: es tan «evolucionado» que no sabe como convivir armoniosamente con el entorno.

En esta tesitura la única manera de relacionarse con nuestro medio es matando: con armas, artilugios de agricultura, herbicidas, pesticidas y no sé que más -cidas. Todo nos molesta, todo nos estorba, todo tiene que ser reformado según nuestro capricho y beneficio unilateral…

La jardinería, la agricultura masiva están marcadas por la esquizofrénica lucha contra la Vida. Afortunadamente la Vida gana…

Estoy muy alejado de las modas ecologistas, veganas, vegetarianas, de los defensores de todo bicho que se arrastra, nada, camina o vuela… No lucho al lado de acaudalados «angelitos» de Greenpeace (sospechosamente interesados por unos temas y al mismo tiempo muy pasotas con otros temas no menos importantes) por el «Ártico_que_se_derrite» o por cualquier otra causa.

Tan solo quiero llamar tu atención al hecho que es evidente y precisamente por eso pasa desapercibido: la vida es omnipresente. Está en todas partes, se manifiesta continuamente y, lo que es más importante, no lo hace luchando, sino fluyendo, con fuerza pero sin esfuerzo.

Esa es la fuerza que utiliza un frágil brote de hierba que rompe el asfalto y cuartea el hormigón: con una fuerza impresionante e imparable, pero sin ningún esfuerzo, sin violencia, y nada de lucha. El brote no lucha, tan solo sigue las lineas de menor resistencia, sin más… El brote es puro amor…

La vida es amor – del arte marcial al amor

El que creó el aikido, Morihei Ueshiba, al final de su vida declaró que el aikido era el arte de amor. En origen de su trayectoria como artista marcial recibió un adiestramiento muy duro, las artes que dominaba consistían en saber aniquilar al adversario de una manera segura y rápida.

No perdió ni un sólo combate en toda su vida, de joven apoyaba la política militarista de Japón, estuvo en la guerra en China… gradualmente su visión evolucionó hacia esta filosofía del amor, hacia un arte marcial conservador, en el sentido literal de la palabra, el que conserva la vida, no la destruye.

Algo parecido encontramos en ciertas expresiones y frases de algunos maestros de antaño del sable japonés: el mejor combate es aquel que no se celebra, decía unos de los mejores espadachines… Hablo de los japoneses simplemente porque conozco un poco el tema.

Con total seguridad es algo universal, algo que empieza a ser visible cuando uno alcanza un alto grado de maestría en el arte marcial (y también avanza en la edad y sabiduría).

A pesar de que estos postulados son de dominio público y muchos los conocen, realmente es muy raro encontrar  en nuestro entorno a personas que lo pueden aplicar a sus vidas. Seguimos dominados por una visión muy reduccionista, por esa «lucha» y una destrucción tonta.

La vida es amor – observar la naturaleza

Por eso, querido lector, te invito a observar la naturaleza para descubrir esa omnipresencia de la vida por un lado y para comprobar si lo que digo es real o no, por el otro.

La naturaleza nos rodea, realmente hacen falta no pocos esfuerzos para aislarnos de ella en las ciudades. Precisamente por eso es fácil conectar con ella: sale de todos los poros, grietas, agujeros, puebla cada centímetro de la superficie, sin hablar ya del subsuelo que es un auténtico hervidero de seres vivos de todo tipo. Y detrás de todo esto está la Vida, esta el amor.

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(3) comments

[…] los ojos lo veremos en seguida, la oiremos en seguida… Es una buena noticia. Creo que la vida es amor, creo que no existe ninguna lucha en ella, no la encontré en mis observaciones de la naturaleza, […]

Reply

[…] respira la Vida a través de tu […]

Reply

[…] este post comenté que la vida es amor. El amor es la fuerza, la fuerza es el amor. Nos cuesta verlo, incluso […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies