Los Masíki – quienes eran

By Victor Chertkov | Masíki

Liubki en almayogavida.com

Hola, querido lector de almayogavida.com

Es una tarea muy difícil, la de contar la historia de los masiki. Me atreví a hacer una traducción del ruso del texto de Alexandr Shevtsóv. Hay múltiples palabras rusas que tal vez requieran cierta aclaración pero lo más importante no es eso. Lo más importante es esa predisposición de contar desde el alma, derramar lo que uno lleva dentro y que solemos hacer, en alguna ocasión, con personas en las que confiamos.

A continuación os ofrezco la traducción (con unos mínimos cambios) de uno de los textos sobre los masiki:

“Tengo que contestar a las múltiples preguntas que tendrán los novatos. Y llegar a un acuerdo con los que ya tienen cierta experiencia [en la Ciencia astuta] de que vemos el mundo de la misma manera y no solamente a nivel de asuntos cotidianos, sino también a nivel de la convivencia. Por eso cuento aquí las cosas del alma, cosas que puedo contar solamente a los amigos.

En la izba de Skomoroj yo cuento aquello que forma parte de mi vida, pero muy a menudo lo comprendo únicamente a nivel del alma y todavía no puedo hacerlo accesible a mi mente. Necesito contar sobre las personas que conocí durante mis trabajos etnográficos. Y eso es algo muy difícil…

La ciencia de autoconocimiento que enseñamos en la Academia no fue inventada por nosotros. Claro está que algo añadimos como fruto de nuestra investigación, pero su base es la visión que tenía el pueblo ruso. Es parte de la Ciencia astuta como la llamaban los masiki. Me explico.

Los masíki eran personas que hace 200 años eran llamados ofeni, jodokí o korobéiniki. Los mismos korobéiniki de la famosa canción de Nekrasov: Ej, tengo lleno mi baúl…

 Masika o Masiga es una palabra derivada de “mas”, lo cual en el argot de ofeni significaba Yo. Masi, Masigui – es la autodenominación de los ofeni en su argot secreto que más tarde se conoció por toda Rusia como fenia, o la música de los blatniy (es decir elementos criminales). Pienso que el segundo nombre – música – también es derivado de nombre de los ofeni – masiki.

 En los años 50 del siglo pasado mi abuelo Vladimir Jarlámpich Komarov viajaba mucho por los lugares donde vivían los masiki, principalmente por las comarcas de Shuya y Kovrov de la provincia de Vladimir. Dejó muchos apuntes dedicados a estos viajes que me parecían más bien del género de la ciencia ficción pseudohistórica. Pero en 1985, durante mis propias expediciones etnográficas, me encontré con las personas que conocían personalmente a mi abuelo. Conté sobre eso en mi libro “El mundo del Sendero” que escribí bajo el seudónimo de Alexei Andreev.

Lo conté como pude, tal como me permitía mi censura interior – los viejos me pidieron no contar sobre ellos directamente, no enturbiar la memoria sobre ellos. Ellos mismos vivían una vida secreta, confundidos entre los campesinos soviéticos en los koljós. Eso formaba parte de su concepción del mundo.

 Sobre ellos escribí en otros libros y por eso no voy repetirlo tan solo diré que en realidad tenían un conocimiento integral sobre el mundo y el ser humano.

Debido a esos conocimientos los aldeanos y sus vecinos los consideraban magos. Ellos mismos llamaban ese conocimiento la Ciencia astuta, igual que el conocimiento que aprende en los cuentos populares rusos el aprendiz del mago. Por eso podemos considerarlos como magos. Sin embargo ¡hay que ver hasta qué punto [nuestra visión habitual de la magia] se separa de la realidad!

En el fondo, si partimos de lo que los etnógrafos llegaron a saber sobre los magos del pueblo, podemos considerar a los masiki como tales y al mismo tiempo no considerarlos como tales. Y el sobrenombre de mi primer maestro – Doka – refleja esa contradicción. Con ese nombre llamaban al mago que vivía en una aldea, pero más a menudo se empleaban ese nombre para designar a una persona muy hábil y con amplios conocimientos, un sabio. Pero incluso los sacerdotes cristianos, si son sinceros en sus servicios deberían hacer los mismos milagros que hacen los magos. Una visión negativa de los magos es el resultado de la educación de la opinión pública con el fin de conseguir fines políticos de mantener el poder en sus manos y gobernar las mentes de los feligreses. Como consecuencia, hablando de los magos, nos alimentamos con lo que nos proporciona el cine y la ciencia ficción. Pero en ese sentido los masiki no eran magos.

Ellos eran unos campesinos ortodoxos corrientes, algunos eran incluso muy creyentes, como mi tatarabuela, por ejemplo. Pero sobre todo eran sabios y sabían cantidad de cosas que sería una lástima perder sin más. Yo también, cuando los observaba desde fuera, estaba deleitándome con la idea de tener una enorme suerte como etnógrafo de poder recibir los conocimientos de unos verdaderos magos. Era una suerte muy rara. Sin embargo cuando fui aceptado por ellos, descubrí que la Ciencia astuta es puro autoconocimiento y todos los poderes especiales, supuestamente mágicos, son tan solo consecuencia natural de la limpieza interior y la recuperación de sí mismo, el alma y la conciencia.

No puedo contar más detalladamente sobre los masiki de lo que ya he contado con anterioridad. Por eso simplemente leed lo que y escribí en varios libros. Y por último, la mayor parte de lo que está descrito en mis libros lo puedo mostrar no solamente yo sino los profesores que formé. En realidad es una ciencia, y no una excepcionalidad. Eso es lo que enseñamos en la Academia de Autoconocimiento”.

Descubría esa tradición por pura casualidad, o más bien causalidad, y lo que descubrí me dejó literalmente atónito. Entre otras cosas empecé a sentir mejor mi lengua natal, la rusa.

Curiosamente, y eso era todo un descubrimiento para mi, la lengua rusa es extremadamente precisa en la descripción tanto del ser humano, como de los instrumentos que usa el alma en su viaje por los mundos densos dentro del cuerpo físico.

Las observaciones realizadas por el pueblo ruso resultaron ser algo increíblemente profundo y, diría yo, muy preciso. La visión que tenían masiki del ser humano coincide en parte con la que nos ofrece Samkhya-Yoga: el ser humano está compuesto de varios cuerpos en orden de menos denso (más sutil) a más denso (menos sutil).

Todos estos cuerpos en la tradición rusa se consideran materiales. El cuerpo más sutil se llama el Espíritu cuya envoltura (el siguiente cuerpo) es el Alma. Los cuerpos sucesivos no son otra cosa mas que instrumentos al servicio del Alma. Al igual que en Samkhya-Yoga, el alma es indestructible, es eterno y se reencarna.

La materialidad de los cuerpos sutiles en la tradición de los masiki se demuestra a cualquiera que quiera cerciorarse de ello. No es un decir, no es un parloteo metafísico. En otras palabras, literalmente, se puede tocar el alma con las manos.

Los trabajos con el alma en esta tradición se hacen en el marco del arte marcial ruso Liubkí (de la palabra liubít’ – amar). Es un arte que permite realizar el trabajo de autoconocimiento en el marco de una acción basada en una actitud amorosa, no violenta. Esto último coincide con el principio de Ahimsa (entendido como la no-violencia) en el Yoga clásico de Patanjali.

Aún con todo, el arte marcial Liubkí tiene su aplicación marcial, es decir permite sobrevivir en un combate a muerte. Algo parecido encontramos en la tradición china de  Tai-chi.

En sucesivas entradas iré contando sobre algunos de los aspectos de la tradición de los masíki, sobre su visión del ser humano. Me basaré en la comprensión que tengo actualmente de los escritos de Alexander Shevtsóv, trabajos realizados en los seminarios, clases presenciales, webinares, cursos a distancia y mi propia experiencia de intentar aplicar los hallazgos de los masíki en mi vida diaria.

Puedo equivocarme al interpretar ciertos conceptos debido a que hemos perdido  la precisión de nuestro lenguaje (a nivel de la sociedad – somos en extremo confusos, imprecisos y anárquicos a la hora de usar muchos conceptos) y me cuesta trabajo encontrar los equivalentes en español a los conceptos en ruso. Algunos de los conceptos en ruso hace tiempo que cayeron en desuso, se convirtieron en anacronismos.

Y a pesar de que los reconozco, me suenan, me veo obligado  a hacer una investigación cada vez que conecto con uno de estos conceptos.

Además de esto, mi comprensión está condicionada por mi nivel de visión de las cosas. No pretendo sentar cátedra, estoy investigando y me reservo el derecho a equivocarme.

Korobéiniki, canción popular rusa, excelente música:

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(14) comments

cari 4 years ago

hola, como seria en ruso “ciencia astuta”? no se como seria…”umnaia nauka”?
gracias! me gustaria buscar algo mas por ahi, pero en ruso.
GRACIAS!

Reply
    Victor Chertkov 4 years ago

    Hola, Cari. Gracias por tu interés.

    La Ciencia astuta en ruso es “Jítraya nauka” (Хитрая наука). La traducción al español es muy aproximada. Jitréts (хитрец от хитрый, хитрость) en ruso corresponde al pícaro en español, pero en ningún momento se trata de la picaresca, sino mas bien de la habilidad, arte.

    Es muy difícil acertar con la traducción: son términos arcaicos (algunos) y otros que ya perdieron el significado original y eso, a veces, puede conducir a cierta confusión.

    De todas formas estoy en ello, tratando de encontrar las equivalencias.

    Sobre los masiki en ruso en la red:

    Aquí encontrarás materiales en ruso sobre la Academia de autoconocimiento (Академия самопознания) y algunos textos de Alexander Shevtsóv.

    Aquí podrás acceder a gran cantidad de textos (parciales) de Shevtsóv sobre los masiki, alma, espíritu, consciencia, pensamiento, razón, etc.

    Eso es lo más accesible y seleccionado con muy buen criterio.

    Iré publicando materiales sobre los masiki, los trabajos con los cuerpos sutiles, mente, pensamiento, etc. Estate al tanto. Y gracias por tu comentario.

    Reply
      Денис Русланович Ярков 4 years ago

      Виктор, приезжай, пожалуйста, со Своими знаниями на фестиваль Начало света 2013 в Карелии. Будем ускоряться ВМесте 🙂

      Благодарю за комментарий на Моём блоге!

      Reply
        Victor Chertkov 4 years ago

        Будет возможность, с удовольствием приеду. Спасибо за приглашение! И тебя благодарю за твой комментарий!

        Reply

[…] aquello que mantiene el alma fuertemente anclado en el cuerpo físico, según la tradición de los masíki. Ellos llamaban ese deseo ojota (охота). Es curioso, pero en ruso ojota significa […]

Reply

[…] por lo visto y según contaban los masíki, es la razón de por qué el alma se encarna en el cuerpo físico: salir del mundo del alma donde […]

Reply

[…] nos ofrece ver al ser humano compuesto de cinco cuerpos o envolturas, la tradición rusa de los masíki ve al ser humano compuesto por el espíritu (дух), alma (душа) y los cuerpos sucesivos como […]

Reply

[…] hacer esa descripción los masiki se apoyaron en la visión que era común para el pueblo ruso (y creo que era común para la visión […]

Reply

[…] tema de los apoyos y el trabajo con ellos es un préstamo de la tradición espiritual rusa de los Masíki. Una tradición que propone un camino de autoconocimiento partiendo del hecho que somos una […]

Reply

[…] la tradición de los masíki dirían que nos fijamos en la “sombra” de su alma o de espíritu. Eso es lo que hace diferente […]

Reply

[…] un niño con un juguete que ansiaba tener mucho. Bastante antes, al descubrir la tradición de los Masíki, empecé a leer con voracidad todo lo que encontraba sobre ellos y también empecé a fijarme en […]

Reply

[…] se llama la responsabilidad de nuestra propia vida. Lo que en la tradición espiritual rusa de los Masíki se llama “ser el dueño de sí mismo, dueño de su propia tierra”. No se referían al […]

Reply

[…] será la lección que nos tocaba aprender, por lo visto, esa lección es para el alma. Los masiki decían que el alma se encarna para aprender ciertas lecciones. Cada alma con sus lecciones. Para […]

Reply

[…] al terreno del alma, como no, los masiki decían que el alma queda pegado dentro del cuerpo por la fuerza del deseo.  Es el pegamento que […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR