Observar reacciones y construir apoyos

By Victor Chertkov | Yoga

desierto y rocas en almayogavida.com

Date cuenta de #tusReacciones, te revelarán muchas cosas 

Click to Tweet

Hola, querido lector de almayogavida.com

Nuestras reacciones y los apoyos son temas que se estudian en la práctica del Yoga (sobre todo en Karma Yoga) y también se trabaja extensamente en la tradición de los Masiki. Hice una introducción al los apoyos en el post En qué te apoyas? y ahora quiero comentar un aspecto más de este tema: nuestras reacciones a las personas y la circunstancias.

Observar reacciones y construir apoyos en lo cotidiano

Observad las reacciones que tenéis a las personas y situaciones, tratad de ver cómo el apego a lo externo conduce a un descontento y frustración. Esas reacciones nos ayudan a ver lo que está pasando. Si algo nos mueve por dentro es que nos apoyamos en algo demasiado movedizo y que encima está fuera de nuestro control, cuyo cambio provoca mi movimiento.

Si me apoyo en la aceptación de mi imagen externa por los demás, estaré siempre pendiente de esa aprobación, apoyándome en ella. Y si no recibo esa aprobación me sentiré inestable, eso se siente con mucha intensidad, provoca un malestar y empuja a una reacción desesperada para recuperar el apoyo externo perdido.

Intentad reducir la necesidad de apoyarse en lo externo, de no buscar ser felices gracias a lo externo.

Practicando el centramiento adquirimos mayor estabilidad y menor dependencia de las personas y circunstancias.

No podemos prescindir del todo de esos apoyos externos. De una manera u otra tenemos que apoyarnos en algo externo.

Sin embargo es importante construir esos apoyos siendo inteligentes en nuestra selección. De esa selección dependerá la vivencia resultante.

Observar reacciones y construir apoyos en lo físico

¿Cómo podemos cultivar ese centramiento? ¿Cómo podemos actuar desde nuestro propio centro?

Y antes de nada ¿dónde se encuentra ese centro?

El centro que deberíamos usar como el apoyo principal es nuestro cuerpo físico, si hablamos de nivel de la materia densa.

A ese nivel estar conectado con nuestro cuerpo, literalmente instalados dentro, nos asegura ese centramiento en uno de los aspectos muy importantes: el físico.

Conectamos también con la Naturaleza cuya parte es el cuerpo que llevamos encima.

Yo no soy el cuerpo físico que utilizo, y sin embargo es algo en lo que me apoyo en el plano denso. En ese plano el cuerpo físico que uso es lo más cercano a mi, es mi único y el más versátil instrumento para sobrevivir y conseguir una vida mejor.

Si mis pensamiento corren muy por delante de mi cuerpo, lo cual suele pasar, me alejo del centro, me vuelvo más inestable.

Si siento mi cuerpo, si lo habito conscientemente, me acerco e, incluso, me instalo en ese centro físico, me vuelvo más estable.

Observar reacciones y construir apoyos en lo “mental”

Si espero que las personas sean tal como yo quiero o que hagan lo que yo quiero, entonces me apoyo en una creencia. Ya no es el plano físico pero seguimos funcionando igual: nos apoyamos, en este caso en unas imágenes mentales.

Esa creencia es un invento mio, la genero y me apoyo en algo que en absoluto corresponde a la realidad y la realidad es esa: las personas son como son y hacen lo quieren, generalmente.

Es decir intento apoyarme en algo que solamente es válido para mi (mi fantasía) y la cruda realidad una vez tras otra me lo va demostrando.

Lo externo no está bajo mi control y en algún momento se moverá provocando una pérdida de equilibrio en mi.

Puedo transmitir a otras personas mis deseos de que sean así o asá o que hagan tal o cual cosa.

Si al mismo tiempo tengo en cuenta que mi deseo no es más que un deseo, una fantasía expresada y comprendo que el Universo funciona al margen de mis deseos, entonces ya me apoyo en mi mismo, en una creencia mucho más realista, coherente.

Ya puede el Universo hacer lo que sea, yo no me apoyo en mis expectativas sobre lo externo, me apoyo en mi mismo.

No se trata de volvernos autistas, dando la espalda al mundo y a la gente.

Se trata de construir unas relaciones con el entorno basadas en la consciencia de la movilidad absoluta del entorno. Las reacciones que tenemos a los cambios, a las conductas de otros, circunstancias, en parte se deben al conjunto de apoyos que tenemos construidos.

Observar reacciones y construir apoyos: estabilidad de lo inestable o el baile con la vida

El entorno siempre cambia aún cuando esos cambios son casi imperceptibles. De ahí esa expresión que usamos diciendo “de repente pasó tal o cual cosa”. No existe ningún de repente, ese cambio que “repentinamente ” detectamos ya estaba en marcha desde algún tiempo atrás. Tan solo no lo veíamos, no eramos conscientes de ello.

Un accidente cualquiera se vive y se percibe así: algo repentino. Pero en realidad una larga cadena de hechos pequeños y poco llamativos ya estaban conduciendo al desastre que en sí se materializa en cuestión de segundos o, incluso, unas décimas de segundo.

Yo también experimento cambios y ellos también se producen dentro de mí ininterrumpidamente.

Y sin embargo si me apoyo en mi realidad cambiante, en mi cuerpo, en mi sentir, estaré mucho más estable que si busco apoyos externos.

Hay que tener en cuenta que los apoyos que construimos por dentro (no importa si son físicos, conceptuales o emocionales) son dinámicos, no es algo inamovible, es toda una cascada de movimientos y sin embargo podemos apoyarnos en ese río de la Vida que fluye sin parar a través de nosotros.

Es un auténtico milagro.

Ese fluir de la Vida, si conectamos con él, nos llevará lejos. Nos permitirá ahorrar esfuerzos y nos conectará con la fuerza.

Podemos intentar ir contracorriente pero la Vida nos arrastrará implacablemente. No hay otra: o bailo con la Vida o la Vida me bailará a mi y eso último para nada será placentero.

Bailad con la Vida. Construid conscientemente esos apoyos inteligentes aprovechando el potente fluir de la fuerza vital. Vigilad esas reacciones que reflejan los defectos o fortalezas de nuestros apoyos. Eso nos permitirá ganar en estabilidad interna y liberarnos de la dependencia excesiva del entorno y las personas.

Para finalizar un poco de buena música y bellísimos parajes de la Madre Naturaleza:

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

There are some problems with the configuration of the opt-in shortcode

Ir a la página principal de almayogavida.com
Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(4) comments

[…] algo vivo y cambiante. Y desde aquí te invito a participar, aportar, cuestionar, dudar, construir apoyos […]

Reply

[…] Para vivir mejor, para vivir feliz no hace falta hacer grandes esfuerzos, viajar lejos, conseguir algo difícil o subir a las cimas más altas del mundo. Para vivir mejor hemos de dar unos pasos hacia la creación de un mundo sentimental que comprendemos y que nos ayuda a vivir mejor. Es crear apoyos sentimentales, nuestros propios apoyos. […]

Reply

[…] Haz que tu vida sea más cómoda a pesar de todas las incomodidades. Y para esto utiliza, apóyate, en esta frase atribuida a Khalil […]

Reply

[…] y hago conscientes mis reacciones que se hacen cada vez más visibles y […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies