Elogio a la rutina

By Victor Chertkov | Conceptos

La rutina en almayogavida.com

La rutina es tu camino. Si te molesta estas muy equivocado en algo. Lee este post.

Click to Tweet

La rutina tiene muy mala prensa. Hablé sobre la rutina en un post que escribí hace dos años: Bendita sea la rutina. En el post que lees quiero ampliar un poco más este tema. Muchos “pensadores” se pronunciaron de una manera despectiva en contra de la rutina y sin embargo TODO el mundo es usuario adicto de la rutina.

La mentira atribuida a Paulo Coelho que expuse en la imagen de este post la comento al final del mismo.

Por la razón que sea no somos capaces de liberarnos de la rutina. La rutina es nuestra salvación y a la vez es nuestra maldición. Cuando nos referimos a la rutina,  hablamos mas bien de esa totalidad del momento que estamos viviendo.

Podemos decir: ahora mismo vivo una rutina, no hay nada interesante, estimulante.  La vida es poco menos que aburrida. En otras palabras, toda mi vida, ahora, es una rutina. Pero también hablamos de la rutina como procesos repetitivos.  Que tampoco suelen ser muy interesantes, se repiten una vez tras otra.

La rutina – el origen de la palabra

Parece ser que la palabra rutina procede de una palabra francesa routine la cual procede de la raíz de la route y esta de la ruta en latín.

O sea nada menos que la ruta, es decir el camino. ¿Puede el camino ser algo malo? ¿Puede el camino ser algo de lo que tenemos que liberarnos a toda costa? Creo que no. Según qué camino claro. Pero en este caso el camino, la rutina, generalmente es lo que simplifica nuestra vida, nada menos.

El camino es algo que tenemos que encontrar o incluso crear. Y en este sentido es muy deseable sobre todo si hablamos de NUESTRO camino.

Pero ¿qué es la rutina? La rutina, normalmente, son las acciones repetitivas, en su mayor parte automáticas. No hay ninguna novedad en la rutina. Si es algo nuevo no es rutinario.

Cuando nos referimos a la rutina,  hablamos mas bien de esa totalidad del momento que estamos viviendo. Pero también hablamos de la rutina como procesos repetitivos.  Que tampoco suelen ser muy interesantes, se repiten una vez tras otra. Eso es lo que nosotros llamamos rutina.

La rutina – nuestro pan de todos los días

La rutina, si es el camino, es inevitable. No podemos evitar los caminos, de una manera u otra seguimos alguno o varios incluso.

La rutina es común a todo el mundo. Es común para el mundo adulto. Los niños tratan de aprender las rutinas, les inculcamos las rutinas, les obligamos a seguir las rutinas.

Un niño que no es capaz o se resiste a llevar alguna rutina que los adultos consideran importante es castigado y obligado a ello. No tiene escapatoria.

La rutina es la característica del mundo “civilizado”. La rutina es propia de la vida en la sociedad. En la naturaleza no existen las rutinas tal como las entendemos.

La rutina – una esclavitud

Todos sabemos esa sensación cuando las rutinas “nos pesan”. ¿Puede pesar la rutina? No. Lo que nos pesa en realidad es el rechazo de la rutina, el no querer vivirla, el oponer resistencia a ella sin crear ninguna alternativa.

¿Que alternativas le podemos crear? No muchas. O creamos una novedad y la vivimos como tal mientras sea una novedad (o sea breves instantes, luego deja de ser una novedad) o pasamos a una rutina existente distinta a la que nos “pesa” o creamos una rutina nueva y la vivimos con cierto alivio porque es una “novedad”.

Novedad entre comillas porque si es de verdad nuevo, no es rutinario; si es rutinario no puede ser nuevo.

Solamente en este sentido una rutina se percibe como una esclavitud: cuando nos “pesa”, cuando le oponemos resistencia. El por qué oponemos resistencia a una rutina es una cuestión a investigar en cada caso.

Entonces, en este caso la podemos llamar una “esclavitud”, siempre entre comillas y ahora veremos el por qué.

La rutina – una salvación

La rutina es nuestra salvación precisamente porque nos ahorra mucho esfuerzo, porque nos encauza, nos lleva por un camino. De lo contrario deberíamos inventar de cero la mayoría de nuestras acciones desde vestirnos y asearnos, hasta conducir el coche y muchas otras acciones que realizamos a diario y que tienen ese carácter rutinario.

Si conoces el placer de un ejercicio físico cíclico como correr, andar, nadar, pedalear conoces el placer de la rutina. Son acciones rutinarias. Acciones que crean incluso cierta adicción: nos llevan al placer y lo placentero tiende a repetirse. Ejemplos de este tipo podemos poner muchas.

Estímulos repetitivos como un ritmo musical nos puede transportar a experiencias extáticas o estados hipnóticos. Sonidos erráticos sin patrones repetitivos, sin rutina, pueden provocar un rechazo, chirrían.

Por eso las rutinas nos ayudan mucho, nos facilitan la vida. Si analizamos nuestra existencia, descubriremos que, paradójicamente, nos esforzamos mucho para esforzarnos menos: creamos sin parar una enorme cantidad de artilugios, máquinas y herramientas que facilitan nuestra existencia.

Y las rutinas juegan un papel muy importante en todo ese proceso de facilitarnos la vida. La vida, tal como la conocemos en la faceta social, está tejida con rutinas. Por eso cada vez que conectamos con la sensación de que las rutinas “nos pesan” conviene parar e investigar qué es lo que nos pasa.

La rutina ni pesa ni puede pesar. Lo que “nos pesa” es el rechazo, la no aceptación y son pistas para comprender nuestro estado en el momento de detectarlo.

Sabiendo todo esto es importante comprender cómo podemos aprovechar las rutinas.

La rutina – las reglas para usar tu rutina con provecho

Estas reglas no son definitivas ni las únicas posibles. En la vida no existen cosas así. Estas reglas sirven como pistas para comprender que tenemos mucho poder sobre las rutinas, que podemos ser mucho más dueños de nuestra vida de lo que solemos ser.

  1.  Si la rutina existe (tanto como una vivencia global como una secuencia de pasos repetitivos),  trata de vivirla conscientemente.
  2. Acepta la rutina plenamente. Descubre el ritmo existente, la vida sigue pulsando sin parar y estas sordo a estas manifestaciones realmente fascinantes. Despierta! Abre los ojos y verás que el Universo fluye alrededor de ti aún cuando no veas nada más que paredes de hormigón a tu alrededor.
  3. Trata de mejorar tu rutina. Si lo haces dejará de ser tan “rutinaria”, al menos al principio y participarás de una manera activa en ella.
  4. Inventa nuevas rutinas. Observa cómo nace una rutina. Trata de ver los mecanismos que hacen posible el surgimiento de una rutina.
  5. Haz un inventario de tus rutinas más importantes. Descubrirás cosas muy interesantes y conocerás mucho más a ti mismo.

Con esto de momento vale. Es suficiente. Te he dado unas pistas y si de verdad te interesa el tema sabrás cómo profundizar en él. También me tienes a mi caso de necesitar una ayuda.

La rutina – frases comentadas

Elegí unas frases al azar y si un autor se repite varias veces no es porque lo elegí a propósito, como dije, era una elección al azar. Sobre la rutina se han pronunciado muchas eminencias. Pero lo curioso es detectar esa influencia evidente de la formación (que no educación) recibida y cosmovisión de los que se pronuncian sobre la rutina.

Así el filósofo, periodista y político argentino José Ingenieros mantiene una postura beligerante, muy moralista y “revolucionaria” en el peor sentido de la palabra.

Hago algunos comentarios sobre estas frases. Sin pretender tener la razón ni intentar convencer a nadie. Cada uno en función de sus limitaciones y comprensión hará sus conclusiones. Lo mismo que hago yo.

Si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la rutina. Es mortal.

Paulo Coelho

Si eso fuera la verdad la humanidad dejaría de existir hace mucho. Una frase rimbombante, frases-martillos que, sonando bien, literalmente golpean nuestra imaginación, nos impresionan, desconectan la razón, nos hacen literalmente tontos.

Una frase provocativa, es buena en tanto en que sirve de prueba si el oyente está presente y razona o está en KO (Knock Out – postrado en el suelo como resultado de un golpe que lo dejó sin conciencia). Pero en esencia es mentira, fresca y gorda.

Es una frase muy mediocre y muy propagada por las redes sociales y en internet en general. Mentira, la rutina no es mortal. Lo que puede resultar mortal es no ser consciente de ciertas cosas pero la rutina no tienen nada que ver con esto. Y puede resultar mortal hacer caso a frases de este tipo.

La rutina es el hábito de renunciar a pensar.

José Ingenieros

Es una tontería muy redonda. Otra frase-martillo. El pensar en sí es la mayor de las rutinas existentes. El pensamiento es rutinario por naturaleza. En este caso la rutina es el hábito de renunciar a pensar. Nada menos. Es rizar el rizo.

Como dije, el pensar es rutinario a no poder más. Y encima, según este autor, la rutina es el habito de RENUNCIAR a pensar. Ufff…. menudo hábito. Y menuda tontería.

No podemos renunciar a pensar por mucho que queramos hacerlo. Mientras vivimos en la sociedad estamos literalmente condenados a pensar. Y esto último no depende de la formación que tiene el pensador: TODO EL MUNDO piensa. Pensar no es un privilegio de unos pocos afortunados como creen algunos.

Me aborrece la aburrida rutina de la existencia. Yo imploro de exaltación mental.

Arthur Conan Doyle

Lamentablemente no sabemos a qué se refería el amigo Conan Doyle. Esto parece más bien a la pérdida del sentido de la vida. La mente, tal como nos la presentan, es la generadora de las rutinas. No sé de qué exaltación mental nos habla, la verdad.

En la órbita de la rutina giran espíritus mediocres.

José Ingenieros

Y no solo mediocres. Los brillantes tambien son usuarios adictos de la rutina. De lo contrario no tendrían cabida en este mundo. Aunque a veces algunos brillantes no se ajustan a las rutinas comunes a cambio crean rutinas propias y son muy fieles a ellas. Una de esas frases rimbombantes que suenan de maravilla pero tan sólo son un juego hueco de palabras.

No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos que forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.

Emil Cioran

Cierto, muy cierto. Una observación muy correcta.

La rutina no es hija de la experiencia, es su caricatura.

José Ingenieros

No sé qué fumaba José Ingenieros…  padece de un maximalismo juvenil y “revolucionario”. La rutina es la hija de la experiencia. Experiencia es de experimentar viene del latín experientia – prueba, ensayo y esta deriva del verbo experiri – experimentar, probar…

La experiencia no surge en un instante sino se despliega en el tiempo. Y de las pruebas que se despliegan en el tiempo nacen las rutinas. Qué caricatura vio en esto amigo Ingenieros no lo sé…

La rutina es la muerte del heroísmo.

Pelham Grenville Wodehouse

Según cómo se mire. A veces lo que se considera heroico es fruto de una rutina anodina previa al acto heroico.

Para crear una partícula de Verdad, de Virtud o de Belleza, se requiere un esfuerzo original y violento contra alguna rutina o prejuicio; como para dar una lección de dignidad hay que desgoznar algún servilismo.

José Ingenieros

Uffff… cuánta violencia y ganas de destruir…. para crear una partícula de Verdad, de Virtud o de Belleza (no sabía que estos fenómenos tienen partículas) no hace falta ninguna violencia ni esfuerzo alguno…

Ahora bien, para algunos eso sí puede suponer el esfuerzo y algunos sí que se ponen violentos pero algo me dice que se alejan así de Verdad, de Virtud y de Belleza… Luego cualquier rutina de por sí es Verdad…

Otra cosa si nos gusta esta Verdad o si preferimos esta Verdad. José Ingenieros estaba muy infectado con el virus de la lucha… Así, entiendo, era el contexto histórico en el que vivía y así era el camino que él eligió… Y estoy más que seguro que su vida estaba llena de rutinas a rebosar…

Demasiados aspirantes a directivos son esclavos de la rutina.

James Cash Penney

Un directivo libre de la rutina destruirá cualquier organización porque éstas son hijas de la rutina. ¿Te imaginas una empresa libre de la rutina? No sobrevivirá en el mundo burocrático moderno. Personalmente me parece una perspectiva muy tentadora: una empresa sin rutinas. En este caso dejará de ser una empresa tal como acostumbramos a verlas. Será otra cosa. Si es que será…

Desde el nacimiento hasta la muerte, de lunes a lunes, de la mañana a la noche, todas las actividades están rutinizadas y prefabricadas.

Erich Fromm

Muy cierto. Es verdad. Es nuestra salvación y nuestra maldición a la vez, como dije anteriormente. La rutina es inherente a nuestra existencia.

En los rutinarios todo es el menor esfuerzo.

José Ingenieros

Los no rutinarios no tienen ninguna opción para quedarse en la sociedad. ¿Hace falta abogar por el mayor esfuerzo en todo? En este caso convendría fabricar la vajilla y cubiertos que pesen unos 50 kg. así para comer incluso el esfuerzo sería respetable. Pero es una gilipollez rotunda.

Usar el criterio del mayor esfuerzo como la muestra del buen hacer es una estupidez. Debería ser todo lo contrario: haz lo mismo con el menor esfuerzo posible o, incluso, haz lo mismo sin nigún esfuerzo.

Lo del esfuerzo como la medida de lo correcto no es mas que la herencia formativa (que no educativa) del pasado. Una herencia que hacen perpetuar de una manera irreflexiva y al mismo tiempo nadie renuncia a los coches que son cada vez más cómodos, todo el mundo busca muebles más cómodos… siguiendo la invitación de hacer mucho esfuerzo en todo como la medida de lo correcto podemos comer mientras hacemos las flexiones o sentadillas, dormir agarrados a una rama con el cuerpo suspendido y otras maravillas….

No he visto a nadie hacerlo lo cual no quiere decir que no es posible hacerlo. Perfectamente posible. Pero es una estupidez. Hablo de esto aquí y aquí.

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(2) comments

    Victor Chertkov last year

    Hola Sasha!

    La verdad no entendí qué relación tiene tu post (poesía?) con el tema de la rutina. Explícame, por favor, qué quieres decir con esto.

    Un gran abrazo!

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies