Los mejores consejos de desarrollo personal para lograr las metas de tu vida

By Victor Chertkov | Vida

Desarrollo personal

Creo que muchos estarán de acuerdo conmigo que nuestro desarrollo personal es muy importante. Es muy importante sobre todo en esta vida tan competitiva en la que estamos inmersos.

Sin embargo cabe hacernos la pregunta ¿para qué exactamente necesito ese desarrollo personal? ¿de qué me sirve? ¿qué me aporta?

Puede parecer extraño pero no podemos existir sin el desarrollo personal. Porque el desarrollo personal no consiste exactamente en ir a una academia a recibir clases de lo que sea, no consiste únicamente en la lectura de buenos libros, etc. La misma adaptación a las cambiantes condiciones de vida nos fuerza al desarrollo personal.

Y todo este desarrollo personal, todas estas molestias que nos tomamos sirven principalmente para una única cosa: conseguir nuestras metas.

Un sin fin de metas

Parece ser que no podemos vivir sin metas. A veces consideramos que las metas (dignas de llamarse así) es algo grande, importante: acabar la carrera, promocionarse en la jerarquía de la empresa, comprar/construir casa, casarnos, tener hijos, etc.

En realidad nuestra vida esta repleta de metas. La inmensa mayoría de ellas son minúsculas. Por ello no dejan de ser metas: hacer la compra, limpiar la casa, hablar con un amigo, descansar, hacer nuestras necesidades, etc. etc. etc.

Es evidente que las metas pequeñas son tan asequibles y llanas que ni siquiera las vemos como tales. Son muy fáciles, desdeñables incluso. Hacer la compra ¡menuda meta! Esto lo hago con los ojos cerrados, dirán algunos.

Es verdad. También es verdad que cualquier meta grande, incluso muy grande, muy ambiciosa, no es otra cosa más que una larguísima secuencia de metas minúsculas. Una secuencia de metas pequeñas, intermedias que a nuestros ojos ni tienen importancia, ni son interesantes, ni merece la pena vivir para alcanzarlas.

Quiero decir con esto que en realidad la vida es mucho más fácil si no la complicamos. Pasito a pasito llegaremos muy lejos.

Desarrollo personal y las metas

El desarrollo personal y la consecución de las metas son dos caras de la misma moneda. Cada meta nueva, por muy pequeña que sea, supone necesidad de desarrollar alguna habilidad o cualidad nuestra.

Los recién nacidos tienen su vida repleta de metas nuevas. Durante un corto período de tiempo, unos pocos años, las novedades abundan y el desarrollo personal es espectacular. Pasado este período la cantidad de metas nuevas se reduce drásticamente y bastante más tarde con frecuencia la única novedad que podemos experimentar son los cambios drásticos externos, como una crisis financiera global, crisis vitales, de relaciones de pareja, una enfermedad, etc.

Empezamos la vida siendo muy activos en plantearnos metas nuevas y conseguirlas y a medida que la vida avanza mantenemos las metas corrientes tratando de reducir el carácter retador de nuestra existencia. Muchos lo hacen así. Algunos viven toda su vida como un reto casi permanente.

Y en esta tesitura nos guste o no hemos de prestar atención al desarrollo personal cada vez que se nos presenta una meta nueva, desconocida. Prestar atención son palabras mayores. En realidad a menudo prestamos una minúscula porción de nuestra atención y el resto es devorado por la dispersión que consume nuestras fuerzas y energías.

Desarrollar nuestra capacidad de enfocar la atención es una de las cualidades imprescindibles. Es un claro e inequívoco paso hacia el desarrollo personal. Para hacerlo, para desarrollar nuestra capacidad de enfocar la atención podemos practicar, por ejemplo, ciertas técnicas de meditación.

No obstante, tarde o temprano, bien o mal, como sea desarrollamos algo en nosotros para poder alcanzar la meta en cuestión. En este post hablo sobre el compromiso que es un elemento necesario para alcanzar cualquier meta.

Consejos estratégicos para tu desarrollo personal

Y para que este proceso, el de desarrollarnos alcanzando nuestras metas, se despliegue en todo su potencial es necesario tener en cuenta estas tres pautas, estos tres consejos globales, de carácter general, incluso estratégico si quieres:

  1. Cree en ti mismo.

Por muy banal que parezca este punto es absolutamente necesario desarrollar fe incondicional en nosotros mismos. Creer que “podemos hacer” lo que estamos planteándonos.

Digo “fe incondicional” porque a menudo pretendemos tener fe con ciertas reservas siguiendo el patrón de “sí, pero…”. Nada de peros. Por eso se llama la fe. Es decir algo que no necesita demostración, confirmación, argumentación lógica, etc.

Esta fe es un instrumento muy potente.

  1. Perfecciona practicando.

Seguramente algunos de los pasos que iremos dando en el camino de conseguir nuestras metas serán equivocados, erróneos, fallaremos en algunos aspectos.

Es absolutamente normal. Incluso es bueno equivocarse porque así es cuando realmente aprendemos y mejoramos nuestras acciones.

No es necesario buscar los errores o hacerlos deliberadamente. Pero sí es necesario no convertir los errores en un castigo, en una maldición. Mas bien son unos valiosos consejeros, ayudantes, que nos indican nuestras debilidades y nos invitan a mejorar justo en esto, en lo que acabamos de fallar.

Si lo hacemos así nuestro progreso va a ser más que considerable.

Por lo tanto sintonízate con la perfección basada en la práctica que admite errores, que usa los errores como un instrumento para mejorar.

  1. No te rindas

En el camino de conseguir tus metas naturalmente te toparás con dificultades y obstáculos de todo tipo.

La cuestión es no rendirse, seguir adelante recordando el punto número 1: cree en ti mismo, tu puedes.

Lo importante es seguir avanzando por el camino, no quedarnos a mitad de él porque nos parece que hemos alcanzado nuestro límite de capacidades, fuerza, resistencia, aguante, etc.

Paciencia, perseverancia, amor, poder soltar, sentido del humor… son las cualidades necesarias para desarrollar si queremos llegar al final del trayecto, a nuestra meta.

Aplica estos consejos estratégicos a tus acciones. Desarrolla las cualidades que tus errores marcan como importantes.

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(1) comment

[…] el sentido de la vida supone emprender un trabajo de desarrollo personal, de reconsiderar algunas creencias que usamos como apoyos en nuestra relación con el mundo, habrá […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies