Mens sana in corpore sano

By Victor Chertkov | Vida

mens sana in corpore sano en almayogavida.com

Mens sana in corpore sano - #historia de una #granMentira 

Click to Tweet

Mens sana in corpore sano – creando un mito

Hay un “dicho” latín que reza “Mens sana in corpore sano” que se traduce alegremente como “la mente sana en el cuerpo sano” queriendo decir que si cuidas el cuerpo y lo tienes sano, tendrás la mente sana.

En realidad es una auténtica aberración y un atentado contra el sentido común. Los que tienen el cuerpo sano no necesariamente tienen la mente sana y los que tienen la mente sana no necesariamente tienen su cuerpo sano. También se dan los casos cuando tanta “salud” (mente y cuerpo sanos) se junta en una criatura humana. ¿Por qué no?

No obstante vemos a nuestro alrededor demasiados casos de lo contrario (una de estas partes enferma o las dos enfermas) y no hace falta ser un científico para ver que algo está fallando cuando nos dicen mens sana in corpore sano.

Es verdad que en igualdad de condiciones siempre es mejor hacer algo que no hacer nada. En este sentido es mejor ejercitar el cuerpo que no hacerlo, es mejor ejercitar la mente que no hacerlo. Siempre es mejor conocernos que no hacerlo.

Sin embargo esta frase es una manipulación y un intento exitoso de aprovecharse de la ignorancia de la gente. Nos hemos acostumbrado a fiarnos de lo que nos dicen los medios, libros, películas y así vamos participando, sin darnos cuenta, involuntariamente, en la creación de unos mitos.

Uno de ellos es esa creencia, tan solo es esto – una creencia, de que un cuerpo sano poco menos que nos “regala” una mente sana.

Mens sana in corpore sano – el contexto

Vamos a ver el contexto del que se sacó esta frase y veremos que no se trata de hacer el deporte, ni de alimentarse “correctamente” ni nada por el estilo.

Parece ser que esta frase o este supuesto “dicho” fue extraído de un poema del poeta romano Decimus Iunius Iuvenalis, conocido también como Juvenal y quien vivió entre finales del siglo I y principios del siglo II d.C.

Dice exactamente lo siguiente:

orandum est ut sit mens sana in corpore sano.
fortem posce animum mortis terrore carentem,
qui spatium vitae extremum inter munera ponat naturae,

qui ferre queat quoscumque labores,
nesciat irasci, cupiat nihil
et potiores Herculis aerumnas credat saevosque labores et venere et cenis et pluma Sardanapalli.

Lo cual significa esto:

“Se debe orar a los dioses que nos concedan una mente sana en un cuerpo sano.
Pedir un alma fuerte que carezca de miedo a la muerte.
Que considere el espacio de vida restante entre los regalos de la naturaleza.
Que pueda soportar cualquier clase de esfuerzos
Que no sepa de ira, y esté libre de deseos
Y crea que las adversidades y los terribles trabajos de Hércules son mejores que las satisfacciones, la fastuosa cena y la placentera cama de plumas de Sardanápalo (Asurbanipal o Sardanápalo, fue un rey asirio que era representado por los antiguos griegos como un sátrapa disoluto, apegado a los lujos y placeres sensuales al mejor estilo de las cortes orientales)”.

Mens sana in corpore sano – concesión divina

Como vemos, Juvenal nos recomienda orar a los dioses. Orar para que estos nos concedan “mens sana in corpore sano”.

En otras palabras la mente sana en [dentro de] un cuerpo sano deberían ser creaciones divinas y no la obra humana.

Pero también hemos de pedirles a los dioses un alma fuerte y no solo esto sino que este alma carezca del miedo a la muerte. Nada menos.

Y que este alma considere el espacio de la vida restante (¿en la vejez?) entre los regalos de la naturaleza. A qué regalos se refiere exactamente no lo sabemos, al menos del trozo citado del poema no se deduce.

Además que este alma pueda soportar cualquier clase de esfuerzos o más bien que pueda realizar cualquier trabajo.

Y encima que este alma no sepa de ira y esté libre de deseos.

Que también crea que las adversidades de los trabajos hercúleos son mejores que cualquier clase de placer.

¿Qué tendríamos caso de haber recibido la concesión divina?

En mi humilde opinión obtendríamos algo muy poco humano. Tal vez cercano a la perfección, a lo divino, celeste, pero muy poco humano.

Parece ser que el alma desciende al mundo denso para vivir precisamente todo esto: el placer, el dolor, la dureza y la suavidad, la creación y la destrucción.

Siempre y cuando aceptemos que el alma existe, que es una realidad y no una figura del lenguaje, una criatura fantástica, obra de los poetas y el sino de los enamorados. Tampoco el alma es propiedad de ninguna religión.

Como hemos visto nada tiene que ver un cuerpo sano con una mente sana como parte integral del cuerpo tal como nos lo intentan vender. Asegurando que es el cuerpecito con su masa gris en el cráneo el que produce la mente.

Mens sana in corpore sano – Sí, pero siendo conscientes y con sentido del humor

En general el tema de la salud corporal o mental es un tema muy contradictorio por el simple hecho de que seguimos sin saber qué es la salud y nos alimentamos con los mitos que nos llegan de los divulgadores de la ciencia, la prensa, libros de todo tipo, películas, etc.

Existen demasiados intereses económicos extremadamente poderosos para que este tema se mantenga en la edad de la inocencia.

Los mentalmente “sanos” representados por unos profesionales que en ocasiones no tienen el reparo de inventar enfermedades mentales (es el caso del síndrome de déficit de atención – un invento chupado del dedo reconocido como tal por su propio autor poco antes de su muerte lo cual no impide seguir drogando a niños a los que han “diagnosticado” una enfermedad inventada!) declaran que los que no se ajustan a sus criterios son enfermos. Olé!

Y la salud corporal la pretenden meter en un estrechísimo receptáculo de la “norma” que tiene una pinta muy sospechosa porque también es chupada del dedo (pero con muchas tesis doctorales detrás).

Tanta es la dificultad de separar a influencia de estos dos aspectos del ser humano que han acuñado el término de enfermedades psicosomáticas.

No importa quien se pronuncia sobre el tema. A veces nos quieren convencer de que los que más saben sobre la salud son los médicos cuando en realidad son los que saben mucho (no todo) sobre las enfermedades. La salud no es el tema de la medicina. Una persona sana no necesita a un médico ni tampoco las medicinas.

No obstante parece ser (insisto en este parece ser – no hay nada seguro ni claro en estos temas, ojo!) que podemos mejorar considerablemente nuestro estado cuidando la mente y el cuerpo.

En el caso del cuerpo la batalla está perdida: no importa lo mucho que cuidemos nuestro cuerpo. En un momento dado se estropeará y acabará en la cuneta de la vida manteniendo la eterna cadena de vidas y muertes. Da igual si tu práctica deportiva es regular, tu dieta es “correcta”, si haces mucho yoga y limpias (?!) tu hígado, intestinos, la nariz o lo que sea con frecuencia… Todo esto es irrelevante y de ello hablo en este post.

Lo cual no quiere decir, como sugerí antes, que no tenemos que hacer nada. Trabaja tu cuerpo, ejercítalo, trata de hacerlo de una manera completa.

Mi recomendación es tomarlo con el sentido de humor, hacerlo con alegría, no tomarnos muy en serio. No obsesionarnos con nuestra salud, reírnos de estos intentos cómicos de hacer algo “bueno” con nuestro cuerpo simplemente porque alguien nos dijo que esto es bueno.

¿Saldríamos del balcón de noveno piso directamente a la calle? Es mas rápido que coger el ascensor o bajar las escaleras. Claro que no porque esto es mortal. A pesar de que algunos salen prácticamente ilesos de esa maniobra (con unas pocas hematomas y ni un hueso roto, casos de estos son bastantes – cómo narices el cuerpo sobrevive? Esto no se ajusta a ninguna norma!) no es una decisión prudente.

Sin embargo con la salud lo hacemos sin rechistar. Nos cuentan una historia, nos la creemos y pasamos a engrosar las filas de paladines de la salud predicando a cuatro vientos cualquier tontería de turno que se puso muy de moda o que está “respaldada” con buenos resultados de entusiastas o algunos científicos.

Nunca actuar desde el miedo y la enfermiza “precaución” de no contraer alguna enfermedad. Siempre actuando desde el amor. Desde el amor a la vida, desde el amor a si mismo. Y en la vida está contemplada tanto la salud como la enfermedad. Y, por cierto, no son dos polos opuestos. Por lo visto son dos estados independientes el uno del otro.

Y aquí te dejo algunas frases que hablan de lo mismo. Estas frases, como muchas otras, son buenas en tanto en que nos invitan a reflexionar. Hemos de tratar de no quedarnos hipnotizados por su redondez, rotundidad u originalidad. Nadie está en la posesión de la verdad. Y tampoco tenemos delante el contexto en el que se han empleado estas frases.

frase-una-mente-sana-no-debe-ser-culpable-de-una-falacia-logica-sin-embargo-hay-mentes-excelentes-henri-poincare-146496

frase-el-cuerpo-sano-es-el-producto-de-la-mente-sana-george-bernard-shaw-146306

frase-un_cuerpo_sano_es_cosa_buena

frase-la_belleza_del_cuerpo_muchas_veces_es_indicio_de_la_hermosur-miguel_de_cervantes

frase-una_mente_sana_en_un_cuerpo_sano_es_una_descripcion_corta_-john_locke

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(5) comments

[…] de nuestro alma. Algunas veces tratan de relacionar la salud mental con la salud corporal. En este post hablo de la famosa frase latina “mens sana in corpore sano”. En realidad no existe ninguna […]

Reply
Yomisma last year

Para mi esta expresion siempre habia significado algo asi como que si te apuntas al futbol te apuntes tb a ajedrez por e. Si, lo sé…….pero es lo que hay. Solo ahora entiendo que significa justo lo que segun este articulo es una aberración. El problema radica en que consideramos cuerpo sano y que consideramos humano. Cuando las enzimas, las hormonas y toda la bioquimica del cuerpo esta realmente sana, en equilibrio, sin distorsiones ni interferencias, entonces la mente, los pensamientos y la conducta tb esta sana. Al menos asi lo opino yo. Pero esto es mas facil de entender cuando sabemos que es un cuerpo sano. Para ello aqui unos enlaces. Gracias.

[enlace desactivado]

[enlace desactivado]

[enlace desactivado]

[enlace desactivado]

[enlace desactivado]

[enlace desactivado]

Hay mucha mas info claro, pero con esto uno se hace una idea de lo que nos pasa.
Un saludo.

Reply
    Victor Chertkov last year

    Hola Yomisma!

    Gracias por tu amable comentario!

    La cuestión que estamos tratando es sumamente compleja y con muchísimas distorsiones. Es llamativo el hecho de tergiversar y manipular la “frase” mens sana in corpore sano. Es un ejemplo de cómo pretendemos llevar las cosas al terreno científico, que en realidad es puramente pseudo-científico.

    Por ejemplo, creer que un cuerpo vivo puede estar en equilibrio es un error. ¿De dónde hemos sacado semejante barbaridad?! El equilibrio es algo propio de objetos inanimados, es decir sin vida. Todo aquello que tiene vida está en permanente des-equilibrio pero es capaz de armonizar su funcionamiento, eso sí. Luego el estado corporal, su bioquímica, pueden influir poderosamente en nuestra mente y pensamientos, eso ocurre a la mayoría de la gente, pero no es una ley. Podemos evitar esta influencia, podemos invertirla con facilidad pasmosa. Es el tema de la des-identificación del cuerpo (aquí más sobre este tema).

    Por último, no podemos saber qué es un cuerpo sano por no saber qué es la salud. Generalmente todo se reduce a las afirmaciones del tipo “cuerpo saludable es el cuerpo sin la enfermedad”. Falso. Las opiniones, “teorías”, conjeturas, ect. sobre la salud no dejan de ser esto: opiniones, “teorías”, conjeturas sobre la salud. Desde mi punto de vista, la visión fisiológica del ser humano es deficiente y reduccionista. Incluso su variante llamada psicofísica también peca de un enfoque de materialismo burdo y primitivo. No deja de ser tan sólo mi opinión, sin más.

    La ciencia, para bien o para mal, no es la portadora de la verdad, no la tiene y nunca la tendrá por la simple razón de que es un método (aquí más sobre el método y la teoría), es decir el camino que permite acercarse, subrayo, acercarse a la verdad (aquí más sobre este tema).

    Sin embargo cuanto más reflexionemos sobre este tema, reflexionando (no repitiendo cosas que nos gustan 🙂 , tanto más podemos acercarnos a la comprensión del tema.

    Un gran abrazo!

    Reply
paco last year

como te aburres tio

Reply
    Victor Chertkov last year

    Hola Paco!

    Tu observación supera mi capacidad intelectual… me rindo, sobrino

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies