Pequeños placeres mundanos

By Victor Chertkov | Vida

Pequenos placeres mundanos almayogavida.com

#Disfruta de #pequeñosPlaceres mundanos

Click to Tweet

Qué maravilla de video, querido lector de almayogavida.com! Ese pequeño gran hombrecito descubriendo el mundo con sinceridad, interés, curiosidad, disfrutando. También el perro, una criatura ejemplar, mostrando un ejemplo de paciencia inagotable con su pequeño amigo. Un pequeño enorme placer éste video. Pequeños placeres mundanos.

Recuerdo perfectamente de la infancia esa fascinación por pisar los charcos, esa inexplicable atracción que ejercían. Es algo muy común en los niños, sobre todo pequeños, explorar una vez tras otra ese pedacito de realidad del mundo físico. Los chinos en sus cuentos mágicos dicen que la frontera donde se juntan los tres medios: líquido, gaseoso y sólido – agua, aire y tierra – es un lugar mágico, un lugar donde ocurren cosas mágicas. Simplemente a título de especulación, sin pretender nada, ¿no será eso lo que les atrae tanto a los niños en esos dichoso charcos? Más tarde les atraerá y les fascinará el fuego…

¿Qué nos pasa que olvidamos de disfrutar de las cosas pequeñas de esos pequeños placeres mundanos? Nos metemos en unas estrechísimas fronteras de lo “correcto” haciendo que la Gran Vida pase de lado. Viendo su estrepitosa marcha a través del cristal cubierto de mugre del tren de la sociedad; viendo pasar lo fresco, fluido, vivo, palpitante y floreciente desde un entorno con atmósfera cargada, densa, difícil de respirar, un entorno mortecino…

Conectar con la esencia de lo que éramos en la infancia es uno de los trabajos muy importantes en el camino interior. Aquí vemos cómo se manifiesta el alma. Todos éramos eso – el alma puro – en nuestra tierna infancia, pero más tarde tuvimos que doblegarnos bajo el peso de las reglas y normas que, francamente, no van con nosotros pero ayudan a sobrevivir en ese entorno tan hostil que es la sociedad.

Nos parece que no, pero en realidad el entorno humano, nuestro mundo, es mucho más peligroso que el aparentemente inhóspito mundo de la naturaleza. Si la madre Naturaleza fluye con facilidad, el mundo humano es la creación constante de tensiones, barreras, obstáculos de todo tipo a la vez que un intento desesperado de congelar aquello que por su naturaleza es dinámico. Este video es una demostración genial, si sabemos verlo en clave del alma, de cómo es el alma: es como esa criatura ingenua y sincera. Esa criatura que se alimenta de los pequeños placeres mundanos porque, por lo visto, vino a este mundo para esto, entre otras cosas.

Si algo me atrae (me atrae en mi calidad de alma), si algo me gusta, voy volando para experimentarlo. Lo confundimos con el ego algunas veces, más que con el ego, con la manifestación del egoísmo. Habría que investigarlo, pero ahora mismo tengo la impresión de que lo que llamamos el egoísmo es una manifestación directa de una de las facetas del alma: el deseo. Y más que una faceta, es aquello que mantiene el alma fuertemente anclado en el cuerpo físico, según la tradición de los masíki. Ellos llamaban ese deseo ojota (охота). Es curioso, pero en ruso ojota significa “deseo” y “caza”.

Y es cierto, cuando hay deseo, un deseo de verdad, nos comportamos como un cazador: acechamos, rastreamos, nos volvemos muy atentos, curiosos, ingeniosos, hábiles, astutos, conectamos con la fuente de la Fuerza. En otras palabras, experimentamos una transformación poco menos que mágica. Nos convertimos en otro ser.

Tal vez eso el nagual Don Juan Matus, el maestro de Carlos Castaneda, llamaba el guerrero. La actitud del guerrero. No lo sé, no estoy muy seguro, habrá que releer sobre el guerrero en los libros de Castaneda. Pero ahora mismo lo siento como algo muy parecido cuando no igual.

Y cuando el deseo brilla por su ausencia, nos hacemos muy patosos, nos falta la fuerza, nos aburrimos, queremos desaparecer y hacer algo que nos guste. Eso se ve mucho en los niños: una vez más eso se manifiesta con fuerza. Un niño atraído por el deseo de hacer algo es capaz de maravillarnos. Y uno que se aburre no es capaz de hacer cosas elementales y se rebela en contra de las imposiciones.

Tarde o temprano nos convertimos en unos ciudadanos más o menos ejemplares traicionando nuestra esencia, haciendo unos esfuerzos desorbitados por recuperarla y pagando, incluso, unos precios muy altos. Nos metemos en cosas complejas y se nos olvidan los pequeños placeres mundanos.

En fin, toda una caja de sorpresas ese deseo. Lejos de ser un simple incordio, un estorbo para una vida “correcta”, es un potente y poderoso motor de nuestro alma. Volveremos a hablar del tema en más de una ocasión; que el tema da mucho de sí.

Nada más querido amigo! Disfruta de tu práctica, usa el Hatha yoga como un valioso instrumento para mejorar la calidad de tu vida, liberarse del estrés, la ansiedad, mejorar la resistencia corporal y la capacidad de adaptación a entornos y situaciones exigentes.

Que vivas feliz y consciente! Namasté!

¿Aún no practicas el yoga? Creo que es el momento de empezar. Saldrás ganando.

Si quieres obtener más información sobre clases particulares de yoga haz click en este botón y suscríbete para recibir información valiosa:

Clases particulares de yoga

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

 

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(4) comments

[…] eso ayuda a aceptarnos y aceptar a los demás, soltar las tensiones y disfrutar de pequeños placeres, disfrutar de la vida, nada más y nada […]

Reply

[…] Comenté un tema relacionado en este post. […]

Reply

[…] todas formas si nuestra vida está llena de cosas pequeñas, también están en ella los placeres pequeños: unas nubes espectaculares, la naturaleza en general en cualquier manifestación, o cualquier otra […]

Reply

[…] quiere vivir una vida mejor. En algunos posts anteriores hablé sobre disfrutar de la naturaleza, pequeños placeres mundanos, surfear la vida, sobre la vida como el amor, etc. y muchos otros aspectos de la […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies