Prestar atención a la persona que amamos

By Victor Chertkov | Amor

Prestar atencion a la persona que amamos en almayogavida.com

Préstale #atención a la #persona que amas 

Click to Tweet

Esta frase de Sam Kean, escritor y filósofo estadounidense, es muy llamativa desde mi punto de vista. Prestar atención, no dar por sentado que ya conocemos todo en la persona que amamos es todo un reto.

Es muy sencillo prestar atención. Desde pequeños nos dicen “presta atención a esto o a aquello”, en colegio nos entrenan durante largas horas de clases un año tras otro a prestar atención pero al salir del colegio tan apenas somos capaces de dominar nuestra atención.

Nos cuesta dirigirla voluntariamente, las cosas que nos atraen o representan una amenaza literalmente atrapan nuestra atención. Pero la atención voluntaria se nos resiste.

Se ha escrito una infinidad de libros sobre el tema de cómo desarrollar la atención. Algunas tradiciones espirituales (budismo, sufismo, yoga, por ejemplo) le dedican gran parte de sus enseñanzas.

Se ha inventado el Síndrome del déficit de atención con hiperactividad (el que inventó este “síndrome” confesó su fechoría, porque es un auténtico atentado contra la salud de niños, poco antes de morir)… Los fisiólogos estudian las entrañas del cerebro para descubrir qué parte de él es responsable de la atención, dicen que la encontraron, pero aún así el tema sigue siendo muy poco claro… Muchas cosas…

Parece ser que no podemos vivir sin el uso de la atención. Eso en términos globales. Pero si prestamos atención al arte de amar en pareja, veremos que prestar atención a nuestr@ amad@ es fundamental para poder vivir en el amor. Repetí intencionadamente “prestar atención” para que prestes tu atención al tema, querido lector de este blog 🙂 .

Vamos a ver qué es lo que pasa con esta atención. Primero trataremos de comprender un poco más el sentido de esta frase: prestar atención.

Prestar atención – ¿cómo es posible PRESTAR atención?

Nos ahorramos muchas molestias si simplemente decimos que es un giro coloquial. Y con este “ahorro”, de paso, nos libramos de la comprensión. Es decir lo iremos diciendo sin comprender. Dando por sentado que esta expresión no tiene nada especial, que es un decir. Como también podemos decir “dirigir atención” o “llevar atención”.

Desconozco la antigüedad de esta expresión. No sé cuando surgió. Puede que sea algo relativamente reciente o muy reciente. De todas formas nos ayudará un poco más comprender esta expresión el análisis de palabras latinas, originales. Primero veremos la palabra prestar.

En latín

Prestar – prestare, palabra que está compuesta del prefijo pre- [adelante] y stare [estar parado]  y parece ser significa “estar parado adelante para ayudar“.

El diccionario de Real Academia Española nos dice que la primera acepción de prestar es:

Prestar

Entregar algo a alguien para que lo utilice durante algún tiempo y después lo restituya o devuelva.

Como podemos ver el significado original y el actual están muy distantes. Pero en ambos casos hemos de hacer algo dirigido hacia fuera y ese algo lo generamos nosotros. Podríamos decir que tanto en un caso (en latín), como en el otro (DRAE) entregamos parte de nosotros mismos.

Y esa entrega no es ningún decir. Es tan material como la pantalla de ordenador que usas para leer este texto. Es de una materia mucho mas fina. Las radiaciones de todo tipo también es materia a pesar de que no las puedes tocar como esa pantalla, por usar el mismo ejemplo.

Entonces realmente prestamos, entregamos nuestra atención. Aislamos de alguna manera parte de nuestra atención o toda y la entregamos a la persona que amamos. Y esa persona recibe nuestra atención como puede recibir un objeto tangible. Quiero que prestes atención 🙂 a esta descripción y que observes tu sentir en estas situaciones.

Otro ejemplo muy gráfico es el tema de regalos. No en vano dicen que no es el valor (mas bien el coste) del regalo lo que importa sino el detalle de regalar, de HACER el regalo. No se puede hacer el regalo si no se presta atención. Y cuanta más atención se presta a la hora de seleccionar y hacer el regalo tanto más valor (no el coste) adquiere ese regalo. Y esto se percibe, se siente. Sobre todo si el regalo se hace a mano.

Wabi sabi en almayogavida.com

Un cuenco hecho acorde al canon de wabi sabi

También es verdad que es necesario tener la capacidad de ver esta atención materializada en un objeto. Es necesario tener el ojo entrenado para VER estas manifestaciones. En algunas culturas, como la de Japón tradicional, esta capacidad es muy apreciada y es altamente estimada.

En Japón muchas manifestaciones culturales están literalmente impregnadas de esa atención prestada a las obras de arte. Existe todo un canon estético que se llama wabi sabi: es como el encanto de las cosas sencillas, no perfectas. Un concepto tremendamente complejo sobre todo para explicarlo. Pero es un buen ejemplo de ello, en mi humilde opinión.

Nuestra atención se materializa, cobra forma, deja huella. Y esto se percibe. Creo que hemos visto que realmente PODEMOS PRESTAR atención. La entregamos literalmente. Que no es un decir, sino una descripción literal de lo que ocurre.

Y con frecuencia nos la devuelven, también en forma de atención. Cuando las relaciones se basan en este flujo permanente y en ambas direcciones y todo se hace desde la consciencia, percibimos ese intercambio muy material (me refiero a la atención, no a los posibles objetos que pueden circular) de nuestras atenciones.

Prestar atención – qué es la atención

El concepto de la atención es un concepto muy mal trabajado y definido en la psicología. Todo lo que nos dicen cuando tratan de definir la atención tan sólo puede memorizarse haciendo un esfuerzo para retener esa verborea con aspecto científico.

Este hecho es muy llamativo: si el lenguaje que se usa para describir o definir algo es oscuro, poco claro, exige un esfuerzo para memorizar – o nos quieren tomar el pelo o quieren que creamos que lo que nos dicen es científico. En el caso de la ciencia muchas veces coinciden ambas cosas.

La atención es un fenómeno, una cualidad o capacidad propia del ser humano. Partiendo de esta premisa su descripción debe ser clara y comprensible para cualquier ser humano.

Algunos psicólogos nos dicen que la atención es la cualidad de la percepción y que esta cualidad otorga (!!!) a los estímulos cierta prioridad bla bla bla bla…. ¿Cómo una cualidad puede otorgar algo? Una cualidad no es más que una propiedad de algo. Por ejemplo un color, olor, capacidad de contracción (músculos), de retención (memoria), etc. Una propiedad no elige, ni otorga, ni establece jerarquías… No hace ni puede hacer esto.

Para algunos psicólogos sí que puede.  En este sitio dicen lo siguiente: “Para la psicología, la atención es una cualidad de la percepción que funciona como una especie de filtro de los estímulos ambientales, evaluando cuáles son los más relevantes y dotándolos de prioridad para un procesamiento más profundo.” ¿Has entendido algo?

Si tu respuesta es afirmativa es que estas dormido, estas acostumbrado a tragar palabras sin intentar comprender lo que te dicen. Si nada se ha movido en ti, si no te ha surgido ninguna pregunta o el asombro es que estas bajo la influencia de la acción hipnótica de lo “científico”. Despierta, amigo. Te están tomando el pelo.

En otras palabras te dicen que la atención, que no es más que una cualidad, hace un trabajo digno de toda una conciencia. Evalúa, dota de prioridad… Para evaluar y dotar de prioridad es necesario usar como mínimo la mente (simplificando mucho), la memoria, la imaginación y algo más y no una cualidad aislada.

¿Qué es atención entonces? Creo que nos puede ayudar en algo la etimología de la palabra: viene de attentio [attentionis] en latín. Y este se compone de: el prefijo ad- (hacia), la raíz tendere (tender, estirar) y el sufijo -ción (acción o efecto).

Lo cual nos da lo siguiente:

Atención

Es “la acción o efecto de estirar, tender [algo] hacia…”

Hablando de la atención nuestros antepasados la describieron así: “la acción o efecto de estirar, tender [algo] hacia…”. No hablaban de las cualidades de no sé qué que por su cuenta y riesgo filtran, otorgan, evalúan, etc…. Lo último son juegos de unos señores (y señoras) que se ganan la vida vendiendo “saber” que ellos mismos inventan.

Y ahora, cada vez que prestas atención a algo, intenta VER qué es lo que ocurre. Trata de sentir. No memorices tonterías de los psicólogos que juegan para defender sus ganancias y credibilidad.

Si realizas esta observación sintiendo y viendo, realmente verás que algo se estira, tiende hacia el objeto de tu atención.

¿Qué es lo que se estira? Es un tema excesivamente grande para abordarlo en este breve post. Leyendo mi blog puedes encontrar las pistas e investigar por tu cuenta. De momento me basta con establecer esta relación, tratar de que veas que si prestas [das algo] atención [estiras, tiendes algo hacia..] algo se estira en dirección al objeto de tu atención… Pura magia… eso es lo que realmente ocurre.

Cuando presto atención a mi amada, parte de mi, de mi alma, se estira y a veces la vivencia es muy llamativa, muy intensa. Es cierto, algo se estira en mi en dirección a mi amada. Insisto, ahora mismo no es importante qué es lo que se estira, lo importante es que esto se produce. ES ESTO lo que se produce.

Y esto, esta acción o efecto de estirarse, lo llamamos, siguiendo a nuestros antepasados, atención.

Prestar atención – no dar por sentado

Cuando damos por sentado algo, dejamos de prestar atención. Probablemente lo acabas de ver con este análisis que hice de la “definición” de la atención. Si das por sentado que es verdad, ya no prestas atención a los detalles y no ves que te están tomando el pelo.

Sam Kean hizo una observación muy valiosa: en la relación de pareja no se puede, no es recomendable, vamos, dar por sentado que ya sabemos, ya conocemos del todo a nuestra pareja. Es lo que Zenón de Elea llamaba respetar el misterio del otro.

El otro o la otra, nuestr@ amad@, siempre es un misterio, siempre es alguien mucho más allá de esa cotidianidad anodina, sin novedades. Quedan muchas facetas que no se han menifestado, que esperan su hora para mostrarse.

No dar por sentado… es una frase muy exacta, da en el centro mismo de la diana. No dar por sentado – prestar atención, es decir dar una parte de ti, tendiendo una parte de tu alma en dirección a tu amad@.

Y RECUERDA UNA COSA:

Eres tu el que usas tu atención. Eres tu el que estableces las prioridades y jerarquías USANDO tu atención. Y no al revés.

Por eso, USA TU ATENCIÓN. Préstala a tu amad@. No dejes de hacerlo. No des por sentado que l@ conoces de sobra. Es así como se cultiva el amor en pareja.

Si te ha gustado esta entrada o te resultó útil, compártela con tus contactos en redes sociales. Suscríbete al boletín dedicado al los talleres del amor para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

(7) comments

[…] se le presta atención. Importar y prestar atención son dos operaciones distintas aunque complementarias. Lo que no se […]

Reply

[…] parte del fenómeno que podemos llamar resurgir de las dificultades es saber enfocar, dirigir la atención al mundo que nos rodea. Es prestar atención al mundo. Si, viviendo las dificultades, somos capaces […]

Reply

[…] el post “Prestar atención a la persona que amamos” traté de hablar de lo que es la atención. Vamos a ver ahora el tema que solemos llamar […]

Reply
Alma segun rishis hindúes a couple of years ago

[…] de la difusión  de la tradición de los Masíki Alexandr Shevtsóv “si miras a tu cuerpo y no prestas atención al alma, éste [el alma] desaparece de tu visión. Se esconde, se hace […]

Reply

[…] la atención? A pesar de la existencia de esta expresión coloquial, como comenté en este post, la atención es algo que pende de algo, que se estira en dirección a algo (objeto, imagen, […]

Reply

[…] ya unos posts sobre la atención, aquí y aquí, y la concentración. Se habla bastante de estos temas en la red, en la literatura […]

Reply

[…] primer lugar le presto mi atención. Es fundamental y a pesar de parecer banal y evidente se nos escapa este punto. Prestar atención […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies