Aprender a amar – te he mentido…

By Victor Chertkov | Amor

Casi cuatro minutos de una historia condensada del amor. Una historia de enamorados que se repite una vez tras otra a diario por todo el planeta.

Mentir no es la expresión correcta para hablar de lo que describe este cortometraje. No es mentir, es vivir con inocencia lo que se nos cae encima de vez en cuando. Algunos lo viven repetidamente a lo largo de su vida, otros lo viven una vez y no sé si hay alguien que no lo haya vivido nunca. Es posible.

Pero el tema principal, ese tema que es reflejado en el video, consiste en que no sabemos qué hacer con nuestros sentimientos. No sabemos diferenciarlos. Literalmente se nos caen encima. Y cuando se acaban, también de repente, nos damos cuenta de que esto es el fin y seguimos sin saber nada de qué hacer con todo esto. En otras palabras hemos de aprender a amar.

Cualquier vivencia puede tener dos grandes partes. Estas dos partes constituyen lo que podemos llamar el significado y el sentido de la experiencia en cuestión.

El significado

El significado es la forma, lo externo, lo formal por decirlo así. Se refiere al qué [hacer] en este caso. Señala al qué, indica qué pasa. Lo hace visible.

¿Qué hacer, entonces? Creo que, como mínimo, vivir esa maravilla tratando de ser consciente de la vivencia. Ser consciente durante. Naturalmente nos damos cuenta de que nos hemos enamorado o de que el enamoramiento con su magia se haya acabado. Y esa consciencia del inicio y del final es lo que nos confunde.

Lo importante es estar dándonos cuenta sobre la marcha de lo que ocurre. Durante… Tratando de no perder los detalles. Vivir toda la gama de vivencias propias del enamoramiento: alegría, pasión, entrega, disolución en el objeto de nuestro amor, el ferviente deseo de fusión amorosa, la sexualidad explosiva (si es el caso), etc. Y, por supuesto, darnos cuenta de la paulatina e inevitable evolución de nuestros sentimientos. Todo cambia…

Vivir todo este proceso sin perder nada. Observando y anotando en la biblioteca de nuestras experiencias vitales lo que nos ocurre. Lo bueno, lo deseable, lo que estamos ansiando y también lo contrario, aquello que queremos evitar, silenciar, que callamos o no queremos tocar, aquello que “olvidamos” temporalmente por no querer mezclar con esa maravilla que estamos viviendo.

Y la otra parte es darnos cuenta del para qué lo estamos haciendo. ¿Para qué, entonces? Contestando a esta pregunta encontraremos una multitud de opciones porque están relacionadas con el sentido…

El sentido

El sentido nunca es algo único o exclusivo. Yo diría que es algo muy volátil, condicionado, que depende de multitud de factores. Cada uno puede encontrar un sentido muy particular en significados compartidos. El significado de un coche es el medio de transporte. Pero si hablamos del sentido del mismo coche para varias personas podemos encontrar sentidos muy diferentes en cada caso: presumir del coche, poder ayudar, tener comodidad, constituir un apoyo en trabajos del tipo que sea, ser una salvación o una maldición, etc.

Vuelvo a la segunda pregunta ¿para qué vivir todo esto? ¿Para qué vivir el enamoramiento, como en este caso del corto, o vivir el amor?

Como dije cada uno encontrará su sentido. Yo diría que muchos ni siquiera se paran a reflexionar sobre este punto. Se conforman con ciertas partes del significado sin llegar a considerar el sentido de sus vivencias.

Como los sentidos son múltiples y podemos elegirlos, yo propongo elegir como sentido el aprender del amor, del enamoramiento como una forma del amor.

Aprender a amar – ampliar el sentido

Cada experiencia amorosa es única a pesar de poder tener muchas similitudes con otras. Y cada experiencia amorosa nos conecta con la vida del alma en su máxima apertura. Es cuando el alma se manifiesta con potencia, se hace mucho más visible. Siempre y cuando estemos de acuerdo con la existencia del alma, claro esta. Pero justo cuando nos enamoramos es mucho más fácil aceptar su existencia, es cuando casi no surge ningún conflicto interno y estamos de acuerdo que son cosas “del corazón”, como solemos decir.

En esta tesitura podemos decir que el alma aprende amando. Ampliando mucho más me atrevo a insinuar que la misión del alma es aprender a amar. Y la mejor manera de aprender a amar es amando. Y cuanto más tanto mejor.

Para poder aprender es necesario ampliar el sentido de lo que está pasando, no reducirlo a esta experiencia concreta. Por eso propongo vivir cada amor como algo maravilloso, algo que convierte nuestra vida en experiencia brillante, luminosa (con sus correspondientes sombras, como no) y nos lleva por este camino del aprendizaje amoroso. Aprendemos del amor y aprendemos con amor, aprendemos gracias al amor.

De esta manera el sentido de esta vivencia amorosa se extiende a toda nuestra existencia. Ampliamos el sentido de la vida, nada menos. Aprendemos a amar con mayor amplitud, profundidad, atrevimiento, entrega, consciencia, etc.

Si logramos ampliar el sentido de nuestra vida al aprendizaje del alma como su misión principal, y usamos el amor como el maestro más preciado, podremos vivir en el amor y desde el amor.

Cómo vivir en el amor y desde el amor – aprender a amar

Para esto hemos de sentar ciertas bases.

Primero, comprender a qué nos referimos cuando hablamos del amor.
Segundo, aprender a amarnos. Algo tan sencillo y tan difícil a la vez.
Tercero, aprender a comunicarnos con amor y eficacia en nuestras relaciones amorosas.
Cuarto, comprender quién ama cuando amamos. Puede parecer absurdo el mismo planteamiento pero en realidad no lo es.
Quinto, comprender y aprender a construir el amor, es decir aprender a amar.
Etc.

Todo esto y mucho más lo iremos aprendiendo, investigando y aplicando en los talleres del “Territorio del Amor”.

Si te gustó o te resultó útil este post, deja tus comentarios abajo, comparte con tus amigos, utilízalo en tu trabajo interior, suscríbete a mi blog para estar al tanto de las novedades.

Follow

About the Author

Profesor de yoga y yogaterapia, psicoterapeuta, coach, experto en técnicas de relajación y crecimiento personal con más de 30 años de experiencia, filólogo, buscador en el camino interior e investigador del alma.

Leave a Comment:

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies